¿Por qué es tan difícil conseguir dispositivos para el gaming en 2021?

0

Desde el lanzamiento de las nuevas PlayStation en noviembre de 2020 hasta hoy, más de seis meses después, el mercado de dispositivos para el gaming está sufriendo de una gran escasez. No solo es difícil conseguir una PS5: también hubo problemas de distribución de la Xbox Series X, la Nintendo Switch llega y desaparece de los estantes, y es prácticamente imposible encontrar una sola tienda que disponga de una RTX 3080. Algunas voces apuntan a los mineros de Bitcoin como responsables de la escasez de las tarjetas gráficas, y, aunque puede que sea cierto que estén adquiriendo bastantes, eso no explica la escasez de las consolas o incluso de los procesadores Ryzen, los más demandados entre los gamers. Entonces, ¿qué está pasando?

La explicación más sencilla: la pandemia

Sí, la pandemia es en gran medida responsable del problema, pero no de la forma en que muchas personas creen. El primer efecto de la pandemia fue el de un corte en el suministro de las fábricas que producen componentes electrónicos y consolas, debido a las medidas de confinamiento decretadas el pasado año para contener el virus. Esto supuso algunas semanas de retraso en la producción, pero desde entonces estas fábricas llevan ya varios meses trabajando a toda capacidad y han ampliado incluso su capacidad para poder responder a la demanda.

Un aumento sin precedentes de la demanda

Sin embargo, la pandemia causó otro efecto que era más difícil de prever. Las medidas de confinamiento que nos obligaron a pasar tantos meses en casa hicieron variar nuestros hábitos de consumo, y, lo que antes nos habríamos gastado en bares, viajes o coches, pasamos a invertirlo en entretenimiento en el hogar. Así, se dispararon las ventas de PCs, tarjetas gráficas y, por supuesto, consolas. Para poder responder a la demanda, los fabricantes necesitan tener previsiones fiables con aproximadamente un año de antelación, así que de pronto se encontraron con una demanda muy superior a la esperada… y con las fábricas cerradas.

Impera el ocio en casa: Netflix, gaming, apuestas online

2020, y lo que llevamos de 2021, están siendo definitivamente años en los que el ocio en casa es la gran estrella del entretenimiento. No solo se trata del gaming, sino también del consumo de películas y series en streaming en plataformas como Netflix, HBO o Prime Video, y de las apps y webs de apuestas deportivas online como http://wetten.com/es/. Este auge hizo que se disparara la demanda de las consolas, las tarjetas gráficas y los PCs con Ryzen entre los usuarios, pero también disparó la demanda de chipsets entre las plataformas de streaming, que veían cómo de pronto tenían que responder a una carga en su red mucho mayor que las obligaba a ampliar muchísimo su número de servidores. Y otro tanto ocurrió con plataformas dedicadas a las videoconferencias como Zoom o Microsoft Teams.


Un año de lanzamientos: PS5, Xbox Series X, RTX 3080

Todo esto coincidió con un año de lanzamientos de nuevos dispositivos dedicados al gaming, que muchos llevaban años esperando. La PS5 y la Xbox Series X salieron al mercado casi al mismo tiempo tras meses de especulación, coincidiendo además con el lanzamiento de las GeForce RTX 3070 y 3080 de Nvidia. Todos estos nuevos productos publicados al mismo tiempo, justo en un año de aumento de la demanda y de escasez en la producción, suponen inevitablemente un cóctel en el que la oferta se queda corta frente a su enorme demanda, y, mientras no se igualen, habrá escasez.

Mineros, especuladores y bots

Los mineros de Bitcoin no necesitan Playstations para ganar dinero, pero sí tarjetas gráficas y chipsets de gran potencia como el Ryzen 9. En parte debido al confinamiento, 2020 y 2021 también han visto el surgimiento de una nueva bull run de criptodivisas que ha disparado el precio del Bitcoin, y, con ello, ha sobreexigido a los mineros que gestionan las operaciones, de manera que con frecuencia han utilizado bots para adquirir todas las tarjetas gráficas que puedan en el mercado. Esta estrategia también la han utilizado los especuladores, pero con las consolas: las adquieren en cuanto salen a la venta, para luego revenderlas a mayor precio en plataformas como eBay o Wallapop.

¿La solución? Esperar

Mientras que los fabricantes de productos con poca demanda como Apple o Intel no están teniendo problemas de escasez –pocas personas tienen interés en gastarse mil euros en un iPhone después de pasarse un año en ERTE–, empresas como Sony, Nvidia o AMD están haciendo todo lo posible para aumentar el ritmo de su producción y poder responder a la demanda. Este esfuerzo ya se está percibiendo en los mercados de segunda mano: los precios de reventa de la PS5 se están igualando poco a poco con los precios de la PS5 nueva, lo que significa que la oferta está aumentando. Con suerte, solo tendremos que esperar hasta el verano para encontrarnos con una vuelta a la normalidad en el mercado de productos de gaming, y, entonces sí, poder disfrutar plenamente de nuestra afición por los videojuegos.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies