El fallo ovárico podría no suponer impedimentos para ser madre

0

Un grupo de investigadores ha desarrollado una técnica por la que las mujeres con fallo ovárico podrían ser madres sin tener que recurrir a una donación de óvulos

El fallo ovárico prematuro es un problema que afecta a muchísimas mujeres en todo el mundo. En España, se estima que el 1% de la población femenina menor a los 40 años sufre fallo ovárico y padecen sus graves consecuencias: no poder concebir bebés.

Sin embargo, nuevas técnicas y estudios han planteado la posibilidad de que el fallo ovárico ya no sea un impedimento para ser madre.

La técnica de los 4 pasos

La técnica de los 4 pasos o “4-step ASCOT” es un proceso que se ha desarrollado en el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI). Este procedimiento tiene como finalidad lograr la activación ovárica para que mujeres con fallo ovárico puedan ser madres.

Generalmente, las mujeres con fallo ovárico prematuro tienden a recurrir a la donación de óvulos para poder concebir un bebé. Sin embargo, con la técnica de los 4 pasos la donación de ovocitos no será el único recurso para que las mujeres con fallo ovárico puedan ser madres.


Un procedimiento con células madre

La técnica de los 4 pasos emplea células madre con la finalidad de estimular el crecimiento y el desarrollo de las células ováricas. Además, utiliza plasma rico en plaquetas para incrementar los factores de crecimiento que se encuentran en el organismo. El procedimiento se basa en:

  1. Movilización de células madre. En este primer paso se enriquece la sangre con células madre durante 5 días mediante inyecciones subcutáneas.

  2. Preparación de plasma rico en plaquetas. Se realiza una extracción de la sangre ya enriquecida con células madre y se centrifuga para preparar el plasma.

  3. Activación del plasma. En este tercer paso, los factores de crecimiento son liberados en el plasma rico en plaquetas.

  4. Inyección en el ovario. Una vez que el plasma rico en plaquetas este listo, se inyecta directamente en el ovario.

Todo el procedimiento se realiza con la propia sangre de la paciente, por lo que no existen riesgos de incompatibilidad.

Aumentan las opciones para la paciente

Una vez que la técnica de los 4 pasos ha sido completada, la paciente puede optar por tratamientos de fecundación in vitro. Sin embargo, ya no será necesario una donación de ovocitos, sino que la paciente podrá fecundar con sus propios óvulos.

Esta es una gran ventaja de la técnica, ya que aumenta las opciones para que la paciente pueda cumplir con su sueño de ser madre.

Siguen los ensayos

El Instituto Valenciano de Infertilidad seguirá con los ensayos para observar la eficacia de la técnica. Actualmente, el IVI está en busca de pacientes femeninas menores de 39 años que sufran de fallo ovárico sin una razón definida.

Los ensayos se realizan de manera voluntaria, pero cada paciente debe cumplir con unos criterios establecidos por los investigadores. Además, las voluntarias tendrán que someterse a un seguimiento de 6 meses para observar ecografías y analíticas.

En caso de que aparezcan folículos antrales, las pacientes podrán optar por un tratamiento de fecundación in vitro.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies