Los burritos bomberos de Doñana atraen el interés de estudiantes búlgaros

0

El programa de intercambio de estudiantes Erasmus es una vía fundamental de conocimiento entre los jóvenes que componen la Comunidad Europea.

Durante las semanas en que los grupos permanecen en otros países miembros, los jóvenes se interesan por mejorar su conocimiento no solo en los estudios sino también en aspectos destacados en Europa que destaquen por su originalidad, así como su funcionalidad real en la defensa del medio ambiente.

Y son los humildes burritos que trabajan evitando incendios en el entorno nacional de Doñana los que están motivando la visita de grupos que desean interactuar con estos simpáticos asnos.

De esta forma, estudiantes búlgaros se desplazaron a la localidad de Hinojos, y más concretamente a sus bellísimos bosques, para interactuar en este proyecto que ya es conocido sobradamente fuera de nuestras fronteras.

Para Cristina Mariño, coordinadora de proyectos de la Asociación ‘El Burrito Feliz’, el interés internacional despertado supera sus previsiones más optimistas. “Estas visitas ya son el día a día en este centro dedicado al asno. Estudiantes Erasmus, científicos suecos, turistas franceses…cada día nuestro proyecto aumenta su nivel de interés en diferentes colectivos”.


Cristina se muestra satisfecha porque después de años de esfuerzos y gastos finalmente las instituciones comienzan a apoyar estas iniciativas. “Estamos aumentando el número de cortafuegos gracias al apoyo en material  donado por la Diputación de Huelva y esto es un enorme incentivo para nuestro equipo que trabaja de forma totalmente desinteresada”, subraya.

Y fue uno de estos cortafuegos, con sus correspondientes burritos trabajando en la eliminación de pasto seco, el que pudieron visitar los estudiantes búlgaros que además bautizaron a un burrito recién nacido con el nombre de Espartaco (un antiguo gladiador de origen búlgaro que, nacido en la antigua Tracia, puso en jaque a la civilización romana liberando esclavos).

También pudieron conocer las problemáticas que las mujeres del proyecto Burros-Bomberos se encuentran a la hora de llevar el agua hasta los cortafuegos para que los simpáticos orejudos puedan beber. “Tenemos que llevar durante largas caminatas el agua en carritos de mano y estamos buscando la forma de poder adquirir un quad con carro para hacerla llegar fresca hasta los cortafuegos”, comenta Cristina.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies