Las aplicaciones del IoT están cambiando el modelo empresarial

0

El Internet de las Cosas (o IoT) es un concepto que se refiere a la posibilidad de conectar diferentes tipos de dispositivos que recogen datos a las redes que forman Internet. Este nuevo universo de flujo constante de datos permite obtener una cantidad de información como nunca antes había sucedido, lo cual facilita enormemente la toma de decisiones en cualquier ámbito de la empresa.

Es un error pensar que este nuevo mundo de hiperconectividad está meramente relacionado con sectores donde el uso de ordenadores o móviles es alto, la realidad es que el IoT están revolucionando también sectores como la agricultura, donde los sensores de campo recogen información valiosa sobre los cultivos o el clima que luego será procesada en programas informáticos que facilitarán la gestión agrícola de campo; la automoción, con diferentes sistemas de seguridad incluidos en el vehículo; o la restauración, donde se puede hacer controlar la temperatura del horno o en el interior de la cámara frigorífica o si la puerta está bien cerrada. 

Existen cientos de casos de uso del IoT incluso dentro del mismo sector, lo cual indica que la solución a adaptar depende de las necesidades de cada negocio. Si bien en algunos casos el desembolso inicial puede ser bastante grande, a largo plazo todas sus ventajas compensan el coste realizado para convertir el lugar de trabajo en un sitio donde cada aparato de la cadena de producción se comunica con el resto.

Productividad

La posibilidad de conectar diferentes dispositivos que forman parte de los procesos clave de la empresa permite medir la productividad actual y buscar fórmulas para incrementar la eficiencia en el futuro. 

En este sentido, existen 2 variantes de aplicarlo: la primera sería para automatizar diversos procesos y tener respuestas en tiempo real en dichas etapas, identificando posibles cuellos de botella o problemas en las líneas de producción. La segunda sería como complemento para los trabajadores humanos que haya en la línea de producción, bien para controlar si cumplen con los estándares de eficiencia o bien para crear escritorios y/o puestos de trabajo inteligentes que se ajusten a las preferencias del trabajador y creen un ambiente de trabajo cómodo y eficiente.


Información y datos

El Internet de las Cosas permite disponer de una cantidad enorme de datos en tiempo real, generando modelos de datos útiles para analizar el modelo de negocio, posibles desventajas del modelo actual y en qué puntos se debe mejorar. La interconexión de cámaras inteligentes con otros dispositivos de medición permite dar un salto cualitativo a las actividades que se realizan en el campo.

Por ejemplo, los negocios agrícolas pueden conocer de primera mano el estado actual de los cultivos y centrar sus esfuerzos en esas zonas donde las plantas tienen peor salud o requieren más atención. También sirve para los comerciantes o intermediarios que se encargarán de mover la cosecha del campo al supermercado, permitiéndoles saber qué cantidad de cosecha se espera recoger para poder establecer los precios de compra y venta.

En el caso de los negocios ganaderos, el Internet de las cosas permite construir un sistema en tiempo real que monitorice la salud del ganado; de esta manera, si un animal cae enfermo, se le intentará aislar para evitar que dicha enfermedad pueda afectar al resto de cabezas de ganado.

Nuevos modelos de negocio

Si bien muchas de las soluciones del Internet de las Cosas tienen como fin la productividad y/o la eficiencia, existen otras razones por las cuáles su uso es cada vez más y más atractivo. La posibilidad de conectar multitud de “cosas” abre también la puerta a una mayor interacción entre fabricantes y clientes. 

Por ejemplo, una máquina de café conectada puede proporcionar información sobre qué tipos de cafés se consumen más, cuáles son las horas más habituales de consumo de café o qué nuevos sabores/variantes de café demandan los usuarios de dicha máquina. El Internet de las Cosas también puede usarse en trenes o aviones para entender en qué horarios hay más viajeros o analizar si realizan consumiciones a bordo.

Sabiendo utilizar los datos recogidos en estos dispositivos, las empresas pueden dejar atrás modelos de negocio obsoletos o que no funcionan a la perfección y adoptar estrategias que permitan obtener mayores ingresos y/o nuevas fuentes, como productos bajo un modelo de suscripción o con un menor coste de producción.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies