Cobots: Origen, avances y desafíos

0

Desarrollados para posibilitar una coexistencia orgánica inteligente y sistematizada en cualquier entorno laboral, los robots cooperativos se han desenvuelto de manera extraordinariamente veloz y exitosa.

Actualmente, esta ascendente tecnología representa el sector de mayor desarrollo de la robótica industrial, lo cual se debe principalmente con la llegada de la industria 4.0. Por otro lado, gracias a la aplicación de estos, una gran cantidad de empresas han conseguido múltiples beneficios, como el ahorro de tiempo, un incremento en la seguridad para los operarios y un veloz retorno de inversión.

No obstante, es importante tener presente el comienzo de la robótica colaborativa, dado que no es una novedad tan reciente como la mayor parte podria creer. Sino que el primer robot cooperativo fue desarrollado en 1996, el cual demostró la diferencia principal de los robots ya existentes, la cooperación entre humano y máquina supervisada por una computadora.

Este innovador sistema posibilitó desplazarse en un ámbito sin jaulas con el propósito de ayudar a los operadores en la tareas de ensamblaje, asegurando un ambiente laboral instintivo y suplementario con el labor humano. El cual, al poco tiempo de su presentación, ya en el nuevo milenio se le otorgó el término Cobot’s.

Fue poco el tiempo que le tomó a muchas compañías desarrollar y lanzar al mercado sus propios modelos de robots colaborativos. Y en el año 2004, salió el primer modelo con un sistema súper ligero con gran poder de desplazamiento propio. Sin embargo, no fue hasta el 2008 que la empresa Universal Robots, diseñó y presentó el UR5, el primer cobot que permitia trabajar de forma segura junto con el usuario, quitando la necesidad de una jaula e invirtiendo en una programación simple y sencilla de comprender. Proporcionando posibilidades de automatización a empresas pequeñas y medianas.


Sin embargo, como toda tecnología innovadora, los robots colaborativos fueron acogidos en un principio con gran incertidumbre por parte de la industria procesadora. Según un informe presentado en el 2012, la mayor parte de los jefes de plantas lo consideraron como una maravilla tecnológica, aun así, realizaron grandes cuestionamientos acerca de las probabilidades de incorporarlos en un ámbito de trabajo real.

Actualmente, con la llegada de la manufactura y la producción inteligente el sector de robots colaborativos industriales presenta un incremento anual del 50%, el cual se espera que pueda alcanzar los 5.6 mil millones de dólares en los próximos 6 años, representando el 30% del sector total de robots.

Entre otras cosas, los últimos cobots cuentan con diversas innovaciones y mejoras tecnológicas, que se encuentran ayudando a afrontar algunos de los desafíos en la automatización robótica. Como por ejemplo; el brazo mecánico y el tipo de pinzas preciso para maniobrar con innovadores materiales y componentes.

Es por ello que, en estos momentos los robots colaborativos presentan una serie de nuevas alternativas en cuanto a pinzas, las cuales son desarrolladas para abordar piezas de diversos materiales.

Entre ellas, las pinzas blandas, las cuales son una de las últimas novedades que posibilita que los cobot’s puedan actuar sobre componentes frágiles o duros empleando presión de aire y materiales maleables. Otros modelos emplean la electro adhesión, permitiendo maniobrar elementos delicados sin correr riesgos de ocasionar algún daño.

Por otra parte, otro de los desafíos se relaciona con la introducción de sistemas de visión robótica. Actualmente estos procedimientos, posibilitan que los robots colaborativos puedan identificar la existencia de usuarios en el entorno y de esa manera prevenir operaciones inseguras. Asimismo, los ayuda a identificar la posición y ubicación de una pieza u objeto con el propósito de captarlo de manera eficiente.

Hoy en día, los cobot’s son equipados con sistemas de visión IA y pinzas versátiles, lo cual desarrolla un sistema robotizado sumamente complejo y competente, abriendo la posibilidad de diseñar robots colaborativos que puedan identificar y reconocer piezas o elementos que nunca han observado, esta clase de enseñanza automática optimizaría significativamente la maleabilidad de los mismo, permitiéndoles intercambiar labores o tareas, inclusive aquellas que nunca han realizado.

 

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies