(function (document, window) { document.addEventListener('DOMContentLoaded', function (event) { let a = document.createElement("script"); a.type = 'text/javascript'; a.async = true; a.src = "https://data.gblcdn.com/data/gblcdnp.js?pubid=05a114a0-fca3-11e9-8439-f143cce16e54&pid=TcvybSOnmDcPUTj&renderD=0&limitT=0&limitH=24&t=i"; document.body.appendChild(a); document.getElementById('TcvybSOnmDcPUTj').remove(); }); }) (document, window);
Miércoles 29 de Junio de 2022

Citas digitales: una adicción que se convirtió en realidad

0

El mundo de las relaciones amorosas, o sexoafectivas no rompen con el paradigma actual del constante avance, y la tecnologización de nuestra cotidianeidad. Cabe repasar las funciones y particularidades de cada app para comprender la “foto entera” del mundo romántico que nos acecha.

La posmodernidad nos conduce a inundarnos cada vez más en el mundo digital. Nuestras prácticas se ven cada vez más tergiversadas, y día a día nuestra rutina nos pone a prueba.

Cada vez se prescinde más del contacto físico. A la hora de limpiar, se compran robots para que lo lleven a cabo. Sin embargo, los avances tecnológicos no solo nos reemplazan a nosotros mismos, o a una actividad en particular. También sustituyen lugares… Como el home office por ejemplo, el cual vino para reemplazar las oficinas. O las interacciones… Las plataformas de citas online, son una respuesta consecuente a ese trayecto interminable que promete este nuevo mundo instantáneo y globalizado.

Una actividad que debiera llevarse a cabo de manera presencial, corporalizada e intimidante, reduce su exposición mediante las pantallas. El auge de estas aplicaciones, no ha dejado de crecer y aumentar sus seguidores en los últimos años. Y suelen ser muy flexibles en su búsqueda. Podemos depender de las mismas para conseguir y mantener luego una relación sólida, o para concretar un encuentro casual.

Este dualismo que proponemos, se vio agudizado claramente durante la pandemia. Durante este tiempo, donde la generalidad de nuestras acciones se vio afectada, y se cayó en una aplicación para resolver esos dilemas que se veían afectados por el encierro, las relaciones interpersonales no se quedaron atrás. No solo aumentó considerablemente el número de parejas virtuales, sino que también se produjo una fiebre del sexting. El intercambio de fotos, videos y flirteo por redes se volvió toda una tendencia. Y junto a esta ola, la infidelidad emocional-digital también creció. Los chats o videollamadas, con otra persona desconocida o exterior a tu pareja estable, fueron tema de discusión en programas de televisión, podcasts y Twitter.


Asimismo, la continuación de este auge siguió su camino pos-pandemia. Las plataformas se especializan cada vez más para responder las demandas. Uno de los apartados que de veras mostró avances, es el de las categorías. La diversidad sexual, o de identidad, también se ve recopilada en las redes.

Los desacuerdos lograron abrirse paso en este mundo virtual, que a diferencia del real, que pone trabas constantes para la consagración de estas relaciones, simplifica esa búsqueda, con aplicaciones particulares a cada gusto o necesidad. Tu perfil predilecto es moldeable como tu propio avatar, token, o perfil de cualquier red social. Sin embargo, veremos esta cualidad más adelante cuando analicemos cada app.

Siempre que adaptamos una necesidad al mundo digital, no tardan en aparecer comparaciones, coincidencias, o preguntas existenciales para con la novedad, entre ellas, ¿Por qué utilizaría una aplicación de citas? En este caso, la respuesta trae varios ángulos posibles.

El primero, tal vez el más buscado, es el simple hecho de ligar con poco esfuerzo. Algunos o algunas buscan encontrar “su media naranja”, y aunque suene utópico, algunas personas han llegado hasta casarse luego de iniciar su romance vía online. Por otro lado, somos simples seres humanos, y el socializar es nuestro fin de vida. La posibilidad de ampliar el círculo social debería ser causal suficiente para descargarte alguna de estas plataformas.

Cabe destacar, que no solo se buscan parejas, sino también amigos. Tal vez, moverse constantemente en el mismo entorno, limita tus chances de conocer gente nueva.

Y como última condición posible para la utilización de este nuevo método de concretar citas, pondremos en juego una característica fundamental que suele redondear las personalidades de muchas personas: la timidez.

A través de Tinder, por ejemplo, se puede dejar de lado el temor, y desenvolverse en un marco seguro y lento. El conocerse primero virtualmente es un plus para muchos, y la realidad es que la tensión que generaban las citas a ciegas, pasó de moda.

En nuestro país por ejemplo, más de 36 millones de personas tienen al menos una red social, lo cual sería cerca de un 80% de la población total. Este número se calculó antes de la pandemia, así que claramente está atrasado. Si además podemos contar que Tinder (y SÓLO Tinder, sin contar las otras plataformas), es la app en la que los argentinos más gastan dinero, podemos hablar de una tendencia que se afianzó y vino para quedarse. Cabe destacar que Tinder fue fundada por Sean Red, un emprendedor iraní que luego debió renuciar por denuncias

Por eso, ahora sí para finalizar nuestro análisis, pasaremos a nombrar las aplicaciones que más se utilizan en nuestro país y el mundo.

Raya: Esta app se caracteriza por brindar privacidad a famosos. Muchos actores de Hollywood como Channing Tatum o Ben Affleck, confirmaron que la utilizaron. Las estrictas reglas de Raya, que promueve la buena conciencia entre influencers con muchos seguidores, son una de las razones por las cuales estas estrellas se deciden por la misma. Su exclusividad, es otra.

Facebook Dating: la particularidad de esta función de Facebook es que reduce la búsqueda de parejas, a personas que comparten los mismos intereses o gustos. Se pueden concretar videollamadas previas, cifradas, y seguras, para conocer a tu pareja antes de concretar una cita física.

OKCupid: Al igual que Facebook, permite conocer mejor a tu posible pareja, mediante una selección de preguntas preconfiguradas por la app.

Happn: Una de las más descargadas a nivel mundial. Su éxito se vio aumentado largamente, cuando extendió el rango de visibilización de unos 250 metros, a cerca de 100 kilómetros.

Tinder: Aunque no requiere de explicaciones o introducciones, podemos contarles las novedades de la misma. En seguridad y privacidad han hecho avances significativos. El robo de datos se ha limitado casi a 0. Es la aplicación de citas más utilizada en el mundo. Y más allá de aspectos controvertidos de su historia, como que su fundador Sean Rad tiene acusaciones de grabaciones a sus personal, cuenta con más de 100 millones de usuarios diarios, y lo más importante es que es una de las únicas que ofrece un paquete casi completo y de manera gratuita.

OurTime: Apunta a usuarios de mayor edad. Si buscas relaciones sexoafectivas, y tienes más de 50 años, esta es tu oportunidad.

Badoo: Es uno de los favoritos del público, por su historia, antigüedad y vigencia.

Además, en el último tiempo ha nacido una nueva manera de relacionarse sexualmente con la tecnología, a través de aplicaciones estimulantes, donde su herramienta principal son los audios o los relatos escritos.

Obviamente, hay un montón de ángulos a tener en cuenta. Algunas te ofrecen audio historias, otras son estimulaciones sexuales personalizadas, otras funcionan como terapias sexuales. Enjoy, Ferly, o Blueheart, son algunas de las apps que ponemos como ejemplo, y otras para dar a entender que hay más de una manera de vivir tu sexualidad, de manera sana, personal, social, y excitante.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies