Domingo 29 de Enero de 2023

Alejandro Betancourt nos dice por qué las personas son tan importantes en el éxito en un negocio

0
Comparte esta noticia en tus redes sociales

Alejandro Betancourt, quien es licenciado en Administración de Empresas y Economía, ha participado en todo tipo de proyectos, que van desde el establecimiento de sistemas bancarios, hasta el suministro de energía nuclear en su natal Venezuela.

Continuamente busca invertir en proyectos a nivel mundial que no solo tengan potencial financiero sino aún más importante: que puedan beneficiar el bien común. Sus esfuerzos van mucho más allá de firmar cheques. Le gusta, de hecho, jugar un papel activo dentro de cualquier organización, aplicando sus vastas habilidades empresariales para hacer que una compañía logre escalar nuevos niveles. 

Hasta ahora, han sido varios dichos esfuerzos incluyendo a Hawkers, una línea asequible de gafas de sol de alta calidad con lentes intercambiables, y a la compañía Auro Travel, un servicio de transportación compartido que está cambiando el modelo de transporte en España. 


Alejandro Betancourt está orgulloso de todo el éxito alcanzado y de cómo sus esfuerzos han podido brindarles ayuda a varias comunidades. No obstante, él es el primero en señalar que el verdadero ingrediente secreto son las personas.

“He tenido la gran suerte de estar rodeado de las personas adecuadas en el momento adecuado”, afirmó en una entrevista reciente. “No es que seas el tipo más inteligente del mundo, sino que deben existir elementos que te posibiliten conocer a las personas adecuadas y que a su vez dichas personas posean la idea correcta en el momento adecuado y te permitan ser parte de esta. Es esa idea la semilla de una compañía”.

Es entonces, según él, cuando la empresa adquiere el impulso necesario para convertirse en una verdadera historia de éxito.

Participación en Hawkers 

Uno de los ejemplos más recientes de la colaboración de Alejandro Betancourt con los mejores talentos es el de la compañía Hawkers, la cual se está convirtiendo mundialmente en una popular marca de gafas de sol. Las usan desde las grandes celebridades hasta cualquier persona que quiera lucir bien sin tener que gastar demasiado dinero.

Antes de 2010, el mercado de gafas de sol se limitaba o a marcas de alta gama con precios elevados o a marcas de baja gama baratas, que se rompían con facilidad y lucían terribles. 

Pero un grupo de estudiantes universitarios de España encontró gafas baratas en los Estados Unidos, las importó y empezó a venderlas por Internet. La gente respondió positivamente a las gafas pues tenían lentes intercambiables y un precio barato por lo que se podían comprar varios pares y no arruinarse. Además, si un par se perdía o se rompía, no había que preocuparse como sucede en el caso de unas gafas de lujo. 

Como la demanda era tan alta y los pedidos seguían llegando, los propietarios empezaron a buscar un fabricante mejor.

A pesar del gran número de pedidos, financieramente la compañía no logró ser ni estable ni rentable en sus primeros años. De hecho llegó a perder dinero, lo que llevó a los propietarios a buscar inversionistas, consejeros o ambos. 

En 2016 terminaron contactando a Alejandro Betancourt quien en su currículo contaba con inversiones en otros países y el haber llevado la Internet, la banca y la energía nuclear a Venezuela. 

Alejandro Betancourt quedó inmediatamente impresionado con el concepto de Hawkers. A pesar de que las gafas no ayudasen al mundo directamente como la energía nuclear, sí ayudaban a la gente a sentirse bien consigo misma pues potenciaban su estilo y no perjudicaban su presupuesto. 

Además, las gafas de sol son un producto con el cual se puede fácilmente convencer a la gente para que las compre y las Hawkers están diseñadas para ir bien en cualquier ocasión o con cualquier atuendo o estilo. 

Además de inyectar fondos para hacer que Hawkers creciera, Alejandro Betancourt también aplicó su experiencia empresarial para ayudar de disímiles formas. Se convirtió en el presidente de la compañía y encontró vías de expandir las ventas hacia una mayor cantidad de países. 

En pocos años, fue capaz de recaudar aún más dinero para mantener la empresa y abrir nuevas oportunidades innovadoras en el mercado de las gafas. Las ventas y los ingresos alcanzaron nuevos niveles, incluyendo 150 millones de euros en 2017 y 300 millones de euros en 2018.

El Auro Travel de Alejandro Betancourt 

Uber es una de las compañías que Alejandro Betancourt disfruta observar. La empresa de viajes compartidos permite que cualquier persona pueda llevar a otra en su propio vehículo y recibir un pago por ello. 

“Estoy realmente interesado en lograr entender cómo este actor ha podido introducirse en un sector tan tradicional y que haya sido capaz de romper por completo el orden de distribución del valor entre los distintos participantes”, afirma. 

Aunque conductores, vehículos y pasajeros son importantes, también le ha llamado la atención la tecnología que los conecta a todos: una aplicación que gestiona rutas, pagos y solicitudes. Es un avance gigantesco con respecto al servicio de taxis, limusinas e incluso autobuses, que siguen un horario determinado y se tiene que llamar con antelación.

Alejandro Betancourt ha estado especialmente interesado en hacer algo similar en España. 

Sin embargo, el gobierno español ha sido cauto a la hora de adentrarse demasiado en el ámbito de los viajes compartidos, por lo que limita el número de licencias disponibles. Tampoco querían crear demasiada competencia ni aumentar demasiado el tráfico.

Alejandro Betancourt y otros crearon una empresa llamada Auro Travel, que incluye una aplicación que le permite a la gente planificar viajes. Una división relacionada también comenzó a adquirir algunas de las licencias de viajes compartidos disponibles.

Esfuerzos futuros

Alejandro Betancourt está entusiasmado con las sociedades que ya ha establecido y siempre está a la búsqueda de otras más.

“Se deben poseer las herramientas adecuadas, el momento adecuado, las personas adecuadas y el apoyo adecuado. Y si eso es parte de la ecuación, creo que se pueden lograr cosas con eficacia y llegar a ser un buen líder”, sostuvo. “Creo en un buen liderazgo, pero también creo en las personas. Si no se tiene el equipo adecuado, no se podrá llegar a ninguna parte”.

Expresó que aquellos que quieran lograrlo todo individualmente no llegarán tan lejos como sí lo haría un grupo de personas con ideas afines y comprometidas con un mismo proyecto.

“Si se quiere ser esencial y tener un impacto en lo que sea que se esté tratando de transformar o lograr, y que sea sustancialmente significativo, es necesario tener el equipo adecuado”, afirmó. “Incluso los nadadores de campeonato tienen el entrenador adecuado, los instructores adecuados, hasta el conductor adecuado para llegar a su destino; todo importa”.

 

Comentarios

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies