Martes 31 de Enero de 2023

Tratamiento aéreo contra la procesionaria en 6.800 hectáreas de la provincia

0
Comparte esta noticia en tus redes sociales

La Dirección General de Política Forestal y Biodiversidad de la Junta de Andalucía, a través de la Delegación Territorial de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul y los técnicos de Sanidad Forestal de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía (Amaya), ha actuado con medios aéreos en 6.800 hectáreas de la provincia de Huelva afectadas por la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa), una plaga defoliadora endémica presente en los pinares andaluces.

La inversión para estos trabajos es de 270.000 euros en 2022 e incluye el tratamiento y el control y supervisión posteriores. El 78 por ciento de las actuaciones se realiza en el Espacio Natural de Doñana, en concreto en montes de los términos municipales de Almonte (3.454 hectáreas) e Hinojos (1.706), a los que se añaden 600 hectáreas en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) dentro del espacio protegido. La Junta de Andalucía también aplica el tratamiento contra la procesionaria en Aljaraque, Ayamonte, Punta Umbría, Cartaya, Moguer y en zonas de Almonte e Hinojos fuera de Doñana.

“Los espacios propuestos para su tratamiento por medios aéreos se obtienen del análisis de la superficie de pinar sobre la que se ha recogido mayor grado de infestación a principios de este año, para determinar qué rodales están afectados en mayor medida y entre ellos definir cuáles precisan tratamiento”, ha explicado el delegado territorial de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul, Pedro Yórquez. Los tratamientos se ha llevado a cabo entre mediados de octubre y este inicio de noviembre con dos aeronaves para actuar de manera simultánea en zonas distantes, una vez que los Agentes de Medio Ambiente determinaron las zonas de prioridad.


La procesionaria del pino es una plaga defoliadora endémica presente en todos los pinares andaluces y produce una pérdida de hoja que debilita al pino. “Este insecto es incapaz de acabar con el ejemplar por sí solo incluso con repetidas infestaciones, pero reduce el vigor del pino haciéndolo más susceptible a otros agentes”, ha comentado Yórquez.

Además, esta plaga es altamente urticante para personas y animales, debido a los pelillos que presenta su oruga a partir del estadio larvario L3. Esta circunstancia, por otro lado, puede condicionar el aprovechamiento selvícola del pinar y su uso social al provocar reacciones alérgicas importantes sobre trabajadores o usuarios.

Comentarios

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies