Lunes 06 de Febrero de 2023

Qué revestimiento de suelo elegir

0
Comparte esta noticia en tus redes sociales

Entre la variedad de revestimientos para suelos, elegir es difícil. En lo que respecta a las baldosas y el laminado, cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes y puede ser ideal para algunas habitaciones,
pero inadecuado para otras. Averigüemos cómo tomar la decisión correcta.

Esto es importante saberlo. Poner suelo laminado sobre baldosa debe ir estrictamente de acuerdo con todas las reglas.

Puntos fuertes y débiles de los azulejos

Las baldosas se han utilizado en renovaciones durante muchos años y se han consolidado como un material duradero y práctico. Entre las ventajas de este material son indiscutibles:


  • Resistencia. La vida media de una baldosa es de unos 50 años. Este material no se decolora ni se quema con el paso del tiempo.
  • Fácil mantenimiento. Es fácil cuidar un suelo así. Es fácil de limpiar y no es necesario utilizar detergentes especiales. Además, las baldosas son difíciles de rayar y, si no se arrojan objetos pesados sobre ellas,
    es prácticamente imposible dañarlas.
  • Una amplia gama de colores, texturas y diseños. De este modo, se puede realizar una gran variedad de diseños. Es posible imitar materiales naturales (piedra, madera).
  • Material respetuoso con el medio ambiente. Las baldosas cerámicas se fabrican con distintos tipos de arcilla, que se cuecen a una temperatura muy alta. Como material ya utilizado, la cerámica no contamina el medio
    ambiente.
  • Es muy resistente a la humedad.
  • El material es resistente al fuego.

A pesar de la larga lista de ventajas, las baldosas también tienen una serie de desventajas que merece la pena tener en cuenta:

  • Alta conductividad térmica. Las baldosas retienen mal el calor, por lo que es mejor instalarlas junto con el sistema «suelo caliente».
  • Fragilidad. La baldosa puede agrietarse si cae sobre ella un objeto pesado. Sin embargo, esta desventaja no es aplicable a las baldosas de gres porcelánico, que pueden soportar cargas pesadas.
  • Falta de elasticidad. A la baldosa no se le puede dar una forma arbitraria, no se dobla. Si la superficie está torcida, no podrá «colocar» las baldosas. Por lo tanto, necesitará un trabajo adicional para nivelar el suelo y aplicar adhesivo para baldosas de alta calidad.
  • Dificultad de colocación. Se necesita profesionalidad para colocar bien las baldosas, de lo contrario las juntas quedarán torcidas y se acortará la vida útil del suelo.

Teniendo en cuenta las ventajas y desventajas anteriores de las baldosas, se puede concluir que este suelo demostrará mejor sus puntos fuertes en el pasillo, cocina, vestíbulo, cuarto de baño.

Pros y contras del suelo laminado

Otro revestimiento de suelo muy popular, el laminado, también tiene ventajas y desventajas, que pueden mitigarse con su uso en una habitación concreta.

Para empezar, conviene aclarar las ventajas del suelo laminado:

  • Facilidad de instalación. El laminado se fabrica con fijaciones de tipo bloqueo, por lo que su instalación requiere un tiempo mínimo.
  • Buenas propiedades de aislamiento térmico. El sustrato del laminado es importante en este caso. Puede ser de corcho o de espuma.
  • Una amplia gama de colores y motivos.
  • Buena resistencia al desgaste. Cabe señalar que el laminado puede ser de diferentes clases de resistencia al desgaste. Para uso doméstico, puede ser de clase 21 – para zonas residenciales con poca carga de uso (dormitorios y oficinas). Un suelo así durará unos dos años. La clase 22 es adecuada para un uso medio en un entorno doméstico (salones y habitaciones infantiles). Está diseñado para 4 años de servicio. La clase 23 está diseñada para habitaciones con mayor carga en el suelo (cocinas y pasillos). Mantendrá su calidad durante 6 años.

Como limpiar suelo laminado, aquí encontrará toda la información que necesita.

El laminado presenta una serie de desventajas. Entre ellas:

  • Baja resistencia a la humedad. Por lo tanto, no se recomienda colocarlo en el cuarto de baño, la cocina o el aseo.
  • Bajo aislamiento acústico. Dado que la superficie laminada es de plástico, cualquier objeto duro que caiga sobre ella o la suela de un zapato duro emitirá un sonido bastante fuerte.
  • Crujido de los paneles. Las juntas de los suelos laminados pueden producir chirridos si el sustrato no está bien preparado y no se sigue el procedimiento de instalación.
  • Productos de limpieza especializados. Dado que los suelos laminados suelen ser «hidrófugos», requieren el uso de productos y técnicas de limpieza específicos.
  • Corta esperanza de vida, hasta 25 años.

Comentarios

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies