Guerra abierta entre Francisco Bella y Rocío Espinosa por el control del PSOE de Almonte

3

Rocío Espinosa y Bella firma un convenio entre Junta y Ayuntamiento, cuando el PSOE gobernaba en Almonte.

Rocío Espinosa, directora general de Espacios Naturales y Participación Ciudadana de la Consejería de Medio Ambiente, se postula como relevo de Francisco Bella al frente del PSOE almonteño. Tendría el apoyo del parlamentario andaluz Iván Martínez (también de Almonte), que mantiene una pugna desde hace años contra Bella y que está buscando su supervivencia, ya que no está previsto que vaya en las listas de las autonómicas, según informa José Carlos Aguado en El Mundo.

.La dirección provincial del PSOE ha decidido no intervenir ni tomar partido. “Que se maten entre ellos”, es la postura adoptada por la cúpula socialista onubense si bien entiende que la lucha interna se ha precipitado. Si Bella consigue escaño en el Congreso, el relevo se habría realizado con más sosiego estando cuatro años más en Madrid.

Un PSOE renovado en Almonte facilitaría acercamiento futuro con IU para recuperar la Alcaldía. Además, también se piensa en las elecciones autonómicas: allanar el camino por si el PSOE necesitaría del apoyo de IU para mantener la Junta de Andalucía.

El trono de Francisco Bella en el PSOE de Almonte se tambalea. El que ha sido durante años dueño y señor del partido, trata ahora de defender un reinado cuestionado por una parte de la militancia, que le ve como único responsable de la pérdida de la Alcaldía después de extraviar la mayoría absoluta en las pasadas elecciones del 22 de mayo.

Bella se enfrenta en una guerra abierta por el control del PSOE a Rocío Espinosa, directora general de Espacios Naturales y Participación Ciudadana de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, quien ya se ha postulado para hacerse cargo de la Secretaría Local.

Así se puso de manifiesto en una reunión de la dirección socialista de Almonte celebrada el pasado viernes. Espinosa cuenta con el respaldo de un amplio sector de la militancia que lleva reclamando al ex alcalde y senador que dé un paso hacia atrás después de ser desbancado al frente del Ayuntamiento por el PP en connivencia con IU.

Asimismo, la directora general de la Junta también tiene el apoyo del parlamentario andaluz Iván Martínez, un político almonteño de nueva hornada que mantiene desde hace años una intensa pugna con Bella para hacer posible una profunda renovación en el PSOE de Almonte que, hasta la fecha, ha sido vetada por el ex alcalde.

Martínez representaría, así, al sector más joven del socialismo almonteño que está ávido por ganar protagonismo en un partido monopolizado por Bella y su ‘lugarteniente’ José Villa, ex teniente de alcalde y actual miembro del gobierno de la Diputación Provincial.

Además del futuro del PSOE de Almonte, ambas partes en conflicto se están jugando su carrera política. Bella no tiene garantizado un escaño en Madrid, ya que su tercer puesto en la lista del Congreso de cara a las elecciones generales del 20 de noviembre le sitúa en la cuerda floja, después de disfrutar de cuatro legislaturas consecutivas como senador. Si queda fuera, su única apuesta es seguir en el ayuntamiento como líder de la oposición y esperar acontecimientos.

Por su parte, tanto Rocío Espinosa como Iván Martínez están tratando de tomar posiciones de cara al doble escenario que podría darse tras los comicios andaluces. Si el PP se hace con la Presidencia de la Junta, ambos buscarían cobijo en su ciudad natal pues no es previsible que ninguno de ellos forme parte de la candidatura a las autonómicas.

La otra posibilidad es que PSOE e IU llegasen a un pacto de gobierno en Andalucía, entonces estarían en situación privilegiada para reeditar ese acuerdo en el Ayuntamiento de Almonte, recuperar la Alcaldía con IU y mandar al PP a la oposición. Este acuerdo de ámbito municipal se antoja imposible con Bella aún al frente del partido, como ya quedó patente tras los resultados del 22-M cuando la asamblea izquierdista decidió dar su voto al PP desobedeciendo las órdenes de la dirección federal y andaluza de IU.

“Que se maten entre ellos”

La dirección provincial del PSOE de Huelva no va a tomar partido en esta guerra y, por el momento, descarta intervenir. Según fuentes consultadas por EL MUNDO Andalucía, la actitud de la cúpula socialista onubense se resume en una frase: “Que se maten entre ellos”.

A la espera de que sea la militancia almonteña la que resuelva este cisma interno y sitúe a cada uno en su lugar, la ejecutiva del PSOE de Huelva considera que este cuerpo a cuerpo se ha precipitado en el tiempo y llega en el peor momento, con unas elecciones generales a tan sólo un mes y con uno de sus candidatos al Congreso centrado en luchas internas.

En este sentido, las mismas fuentes apuntan a que el resultado electoral del 22-N habría servido para aclarar en gran medida el futuro del PSOE de Almonte. Con Bella cuatro años más en Madrid, se podría haber planteado un relevo generacional más sosegado, mientras que sin escaño en la Cámara Baja se habría dado rienda suelta a la contienda. Ahora todo estalla sin control.

El desencadenante

La llama que ha encendido la mecha de esta guerra abierta por el control del PSOE de Almonte fue la decisión inicial de Francisco Bella de impulsar el ‘apagón’ de la televisión pública del municipio tras perder la Alcaldía y llevarse la señal de la TDT comarcal al pueblo vecino de Chucena.

Esta medida provocó una auténtica rebelión interna en el partido, hasta tal punto que el fundador del PSOE en la localidad onubense, Agustín Bello, exigió al ex alcalde, en declaraciones a esta cabecera, que rectificase al considerar que se trata de una decisión “con fines exclusivamente políticos y dictatorial que sólo la toma Chávez en Venezuela”. “Bella no es el dueño del PSOE de Almonte y este asunto traerá consecuencias”, advertía ya el pasado jueves el miembro más veterano de la asamblea socialista.

Ante la presión ciudadana y de buena parte de la militancia en rechazo a esta medida “unilateral” por parte de Bella, ayer volvió a reunirse el consejo de administración de Condadoñana -la sociedad formada por ochos pueblos de la comarca onubense y propietaria de la licencia pública de TDT en la zona- para dar marcha atrás y dejar sin efecto la decisión tomada tan sólo una semana antes.

Compartir.

3 comentarios

  1. Amigo Paco, que mal te están tratando.

    Ya nadie recuerda, que levantaste un pueblo, totalmente caído.

    Aveces, ser dictatorial es necesario, cuando uno se rodea de buitres, que al final te sacaron los ojos.

    Lo siento amigo mio, pero tu ultima hornada de polluelos, eran peligrosisimos, para el pueblo y para ti.

  2. la mosca cojonera on

    ZZZsssZZZzpppZZZzrbrbrbrbrb Rocio Espinosa si tienes el apoyo de Ivancito, porque se lo has pedido o el te lo ha dado, entonces te estás rodeando de un exponente de la generación ni-ni del PSOE en Almonte, un inútil viviendo bajo el paraguas del partido, ese que en tu pueblo traicionó a Bella por ir en las listas al parlamento. Allí era el que le llevaba el café a Cháves.

  3. Esto me suena... on

    No sé por qué pero esto me suena. Salvando las distancias personales es un caso parecido al lepero, no? Y la dirección provincial desaparecida, bueno supongo que aparecerán para eliminar la agrupación cuando la mayoría de militantes apoye la opción de cambio. Caraballo, qué bien se te da cargarte el partido!! Tú sigue destrozando las agrupaciones importantes, al final Manuel Andrés lo tendrá que fichar, 🙁

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies