Concejal del PSOE en Isla deja el Ayuntamiento y encabezará una lista independiente

0

La ya exconcejal del PSOE en el Ayuntamiento de Isla Cristina, Monserrat Márquez Cristóbal, ha emitido un extenso comunicado en el que explica los motivos que le han llevado a dejar al actual equipo de gobierno (PSOE-PA) y el Ayuntamiento, al tiempo que anuncia que encabezará una candidatura independiente de electores en las próximas municipales.

Márquez, según explica en el comunicado, ha tomado esta decisión por las diferencias que ha mantenido, prácticamente desde el inicio del mandato, con la alcaldesa, María Luisa Faneca, y con el máximo responsable municipal del PA, Francisco Zamudio.

COMUNICADO

En el día de hoy he podido, al fin, tener la oportunidad de poder comunicar en sesión plenaria los motivos por los cuales anuncié a finales de noviembre mi decisión de no seguir formando parte de la actual corporación municipal. Mi intención fue desde el principio dejar el acta de concejal en el pleno ordinario de diciembre pero la incomprensible decisión de la alcaldesa de anularlo habiendo temas de aprobación obligatoria, como el Plan de Playas, hoy ratificado, me han forzado a permanecer en un limbo político teniendo que presentar la renuncia a todos mis cargos a la espera de poder despedirme en el pleno prometido y dar las oportunas explicaciones públicas que disiparan todos los rumores y bulos lanzados sobre mi persona y mis pretensiones. Hoy por fin he podido hablar y, en consecuencia, devolver el acta de concejal al partido por el que concurrí a las pasadas elecciones porque creo que debe ser así.

Los dos motivos por los que ceso son ya conocidos; en primer lugar, el haber concluido el principal empeño de esta legislatura como ha sido el traslado de los dispositivos de empleo y desarrollo local al nuevo edificio del SAE con su apertura al público.

Y el segundo y principal motivo del cese es mi decisión de concurrir a las próximas elecciones municipales promoviendo una agrupación independiente de electores. De no haber tomado esta determinación a buen seguro habría terminado la legislatura como responsable de Desarrollo Local, Agricultura y Pesca de ayuntamiento de Isla Cristina pues aunque mis diferencias con los lideres del equipo de Gobierno Municipal, María Luisa Faneca y Francisco Zamudio, han sido muchas siempre compensa poder llevar a cabo iniciativas que generen un beneficio social que estar al margen sin poder apoyar a tantos ciudadanos que han solicitado ayuda o colaboración a los departamentos de los que he sido responsable. Quien tiene verdadera vocación de servicio público me entenderá. No ha sido un sueldo lo que me ha mantenido en el puesto, deben saber que desde hace más de 16 años soy trabajadora de este ayuntamiento y ya he solicitado mi reincorporación a ese mismo puesto de trabajo.

Mis diferencias con las prioridades políticas de los artífices del pacto PSOE-PA han sido fuertes desde principio de esta legislatura aunque siempre he comprendido lo difícil que es gobernar con la actual coyuntura económica y más atado a un pacto político entre dos formaciones rivales. Por esa razón a pesar de iniciar esta legislatura como segunda teniente de alcalde y responsable del potente área de Hacienda, en cuanto constaté que mis criterios políticos chocaban con los de María Luisa y Paco Zamudio el 20 de septiembre de 2012 decidí dar un paso atrás y renuncié por escrito a estos cargos y pasar a una segunda fila, concentrándome en las tareas de desarrollo local con la oportuna y voluntaria reducción de salario.

Más allá de cuestiones puntuales, la mayor diferencia de criterio que encontré con la alcaldesa y el lider andalucista eran las prioridades políticas que guiaban y guían a ambos. Se supone que los recursos públicos, y más en épocas de escasez, deben ser gestionados mirando por el interés general de los ciudadanos pero a medida que avanzaba la legislatura comprobé que las prioridades de Paco Zamudio respondían más a resucitar la estructura de poder que forjó durante 12 años de alcaldía que a organizar los recursos en función de lo que Isla Cristina necesita en el futuro.

Como miembro de un partido que logró desbancar en 2007 al líder andalucista mi frustración iba en aumento cuando comprobaba que la alcaldesa lejos de imponer su peso en el ayuntamiento iba doblegándose a las decisiones de Paco Zamudio ya que sus prioridades estaban puestas en satisfacer las consignas de su partido a fin de abandonar el ayuntamiento y seguir haciendo carrera política en otros ámbitos institucionales. Cosa que al final ha conseguido.

No es que lo hayan hecho todo mal, no es que sean malas personas, no es que no quieran a su pueblo, no. El problema es que ambos líderes están condicionados por su pasado, uno quiere volver a ser y la otra no quiere dejar de serlo y los recursos de todos no están siendo usados pensando en el bien de todos sino para mantener sus propios status políticos. Consumen más tiempo y energías consultando notas de prensa y perfiles de facebook que en sacar adelante este pueblo que se nos muere.

El ayuntamiento que debe ser el principal resorte para la creación de riqueza e impulsor de proyectos se ha convertido en un triste contenedor de trabajadores desmotivados, enfrentados entre sí, malpagados y abochornados de su condición de empleados públicos pues antes el desgobierno y la falta de rumbo los ciudadanos no los perciben como útiles. Consuela saber que esta falta de acción política está siendo suplida por tantos colectivos ciudadanos que cubren la falta de iniciativas municipales.

En esta tesitura es cuando he pensado en dar un paso atrás para dar un salto adelante en mi compromiso político. Si los ciudadanos quieren, en Mayo presentaré mi candidatura a la alcaldía de Isla Cristina encabezando una agrupación independiente de electores. He tenido opción de seguir mi carrera política en distintos partidos, ofrecimientos no me han faltado, hace año y medio me ofrecieron dar relevo a María Luisa al frente de la alcaldía y no lo acepté pues comprobé que en mi persona el PSOE no veía una solución para Isla Cristina sino para el mismo partido socialista y su cúpula dirigente. Me negué a ser una marioneta. Por cierto, desde hace más de dos años no soy militante de dicho partido al dejar de abonar sus cuotas ni formo parte de ninguno de sus órganos de dirección.

No es momento de siglas ni tutorías, este pueblo ni se vende ni está en venta, es el momento en que una nueva generación asuma las responsabilidades que corresponden a su edad. Los que est9amos en plena madurez tenemos la obligación de implicarnos y decidir qué Isla Cristina queremos para nuestros hijos. Nuestros padres ya hicieron su trabajo, ahora nos toca a nosotros.

Es el momento en que debemos empezar a darle un sentido a Isla Cristina apelando a un nuevo compromiso ciudadano con nuevos responsables que aspiren a que la gente les siga mirando a la cara cuando dejen la gestión pública.

Convoco a este cambio generacional a todos los isleños que amen a su tierra y tengan ganas de implicarse con su futuro, yo ya he dado el paso, no sobra nadie. Isla Cristina tiene solución. Hay mucho bueno hecho y mucho bueno por hacer.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies