Consejos para reducir el impacto ambiental de la movilidad privada

0

El planeta Tierra vive una intensa crisis ambiental, una catástrofe que todavía puede ser evitable si se trabaja a conciencia en ello. La fecha límite acordada por los organismos internacionales es el año 2030.

2030 es el inicio del fin como humanidad si no se actúa consecuentemente con el objetivo de evitar una catástrofe global. Algunas consecuencias de la dejadez de los estados y la ciudadanía en general en lo que respecta a la conservación de la sostenibilidad en el planeta serán la extinción total de los arrecifes de coral, millones de personas expuestas inundaciones, menos zonas aptas para el cultivo de cereales, la progresiva desertización de zonas templadas, conflictos bélicos derivados de ausencia de fuentes de alimentación y de agua, refugiados climáticos.

Hasta el año 20130 quedan menos de 11 años para actuar. El último informe del IPCC, Panel Intergubernamental del Cambio Climático, describe esta situación como la última llamada para salvar a la Tierra, y en especial a la habitabilidad del ser humano en el planeta.

Si se continúa con la dinámica actual, el aumento de la temperatura media global con respecto a la Revolución Industrial será para el año 2100 de 3 grados centígrados, muy por encima del máximo contemplado por los Acuerdos de París sobre cambio climático, que eran 2 grados, y el doble de lo más recomendable, que era 1,5 grados.

En la actualidad, el ascenso medio de la temperatura global en el planeta es ya un grado superior a lo que era antes de la Revolución Industrial, y la concentración de CO2 en la atmósfera alcanza su máximo nivel con más de 415 partes por millón (ppm), cuando hace años se hablaba de que lo máximo permisible eran 350 ppm.


Ante esta situación, desde los estados y las grandes ciudades se están llevando a cabo medidas que afectan directamente a la población, y que van encaminadas a la reducción de la dependencia de la movilidad privada, pues el transporte es uno de los sectores que más emisiones de gases de efecto invernadero provoca.

Algunas de ellas son impedir o reducir el acceso de vehículos privados a las ciudades, penalizarlo con mayores cargas impositivas o incluir elevados impuestos a los combustibles fósiles.

Lamentablemente, muchas de estas medidas no están siendo complementadas con otras como un refuerzo de los transportes públicos y muchos analistas y expertos creen que la progresiva prohibición de vehículos propulsados mediante combustibles fósiles lo van a acabar pagando las clases trabajadoras, conformándose una nueva brecha, la de aquellos que tienen acceso a movilidad limpia y aquellos que no.

En cualquier caso, hasta que llegue el año 2030 todavía hay tiempo de evitar esta catástrofe ambiental, y eso se puede lograr mediante pequeños gestos particulares, pues la máxima de actúa localmente y piensa globalmente es siempre una buena medida para preservar el medio ambiente.

Cambiar los neumáticos a tiempo, reducir el consumo de combustible

Un modo sencillo de reducir el impacto sobre el medio a través de las emisiones derivadas del transporte es manteniendo el vehículo en perfecto estado. Unos neumáticos desgastados, además de ser un peligro para la conducción, generan mayor consumo de combustible, y con ello más emisiones de gases de efecto invernadero.

En https://www.neumaticoskm0.com/ ofrecen neumáticos nuevos en Madrid y financiación en las mejores marcas, a precios muy económicos, de modo que con esta práctica conseguimos reducir el consumo de combustible y con ello el total de emisiones pero además lo hacemos incidiendo en el ahorro económico, algo muy importante si finalmente se elevan los precios de los combustibles fósiles por la aprobación de nuevos impuestos al diesel.

Comprar coches de ocasión

¿Cómo es posible que adquiriendo coches de ocasión, de segunda mano, se reduzca el impacto ambiental por la emisión de gases de efecto invernadero? A priori, los coches de ocasión son más contaminantes que los nuevos vehículos. Sí, es cierto, e indudable, un coche de ocasión emite más gases contaminantes que un coche nuevo.

Pero la realidad es que, la mayoría de los coches de ocasión que tienen menos de 3 ó 5 años son vehículos muy evolucionados tecnológicamente y en su proceso de fabricación se ha pensado en el consumo de recursos y en la contaminación que provocan, de modo que la mayoría de los fabricantes incluyen tecnología de reducción de gases.

A esto sumamos que uno de los principios de la ecología es la regla de las 3R: Reducir, Reutilizar y Reciclar. Continuar utilizando un vehículo ya fabricado es una forma de reutilizar, y no tener que volver a consumir recursos para fabricar nuevos vehículos.

De algún modo lo que se cumple aquí es la Paradoja de Jevons, que establece que las mejoras tecnológicas no acaban traduciéndose en una reducción del consumo de recursos, sino justo en lo contrario. Muchos coches poco contaminantes acaban contaminando más que pocos no contaminantes.

Utilizar la motocicleta en ambientes urbanos

Una tercera recomendación para reducir la dependencia del transporte privado, o al menos hacer este un poco más sostenible, es reflexionar sobre la necesidad de utilizar el coche para todos los desplazamientos.

Además de que en un futuro próximo esto va a ser muy complicado, por las medidas que comentamos anteriormente, muchas ciudades son perfectamente accesibles a pie o en bicicleta, sin necesidad de usar un vehículo privado.

Desde aquí proponemos que, en caso de tener que optar por esta vía, siempre que sea posible, se escoja la alternativa de una motocicleta para ambientes urbanos, pues son menos contaminantes y es mucho más cómodo aparcar y desplazarse con ellas por la ciudad. Además, en el mercado encontramos todo tipo de accesorios como soporte móvil de moto para que la conducción sea más agradable. Podemos encontrar soporte movil moto de camarascoche.com a precios realmente económicos.

Turismo nacional, en carretera mejor que en avión

Un último consejo para reducir el impacto ambiental derivado de la emisión de gases de efecto invernadero no tiene que ver con la reducción de la dependencia del transporte privado, sino con escoger alternativas que sean menos contaminantes.

Así, cuando se trata de viajar de vacaciones, si es un destino nacional es mejor optar por el transporte por carretera que viajar en avión. Las emisiones de un vuelo son mucho más elevadas que las de viajar por carretera.

Es cierto que viajando en avión se ahorra tiempo, pero podemos cambiar la concepción del viaje si incluimos en trayecto como parte del viaje, y una idea para ello es acudir a autocaravanas adria, que cuenta con las mejores autocaravanas del mercado.

Viajar en autocaravana es una forma diferente de viajar, más relajada, con mayor libertad, sin depender de horarios ni agobiarse por ellos y, cómo no, conseguir que el trayecto sea una parte importante del viaje.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies