El proceso de reapertura de los comercios en España tras el coronavirus

0

Desvelamos qué procesos podrían tener que llevarse a cabo para una desescalada progresiva en la que los negocios locales reabran sus puertas.

La lucha contra el coronavirus persevera con el optimismo de empezar a ver cada vez más cercano en el tiempo el momento de recuperar progresivamente la normalidad. El parón en seco de la economía en España, debido al confinamiento decretado en el Estado de Alarma, han provocado enormes consecuencias sociales. Una gran cantidad de PYMES de sectores tan diversos como bares, tiendas de ropa, peluquerías, casinos y otros establecimientos comerciales, miran con cierta preocupación el operativo que debe aplicarse cuando las instituciones den luz verde a comenzar la desescalada y reapertura de negocios.

¿Y ahora qué? Esa es la pregunta que ronda la mente de muchos, deseosos de poder regresar a su puesto de trabajo, pero también con cierto temor a un posible rebrote si no se toman las medidas de precaución necesaria. El Ejecutivo ha comunicado en reiteradas ocasiones que está trabajando en el diseño de un plan con el fin de que el país pueda volver a ponerse en movimiento, algo que no se prevé pueda hacerse antes de mediados de mayo. Lo que parece evidente es que la normalidad imperante antes de la pandemia mundial no será alcanzable hasta que no exista una efectiva vacuna por lo que la dicotomía que afrontan los negocios es evidente: adaptarse o morir.

Se prevé que los usuarios tengan cierto miedo a acudir a los establecimientos comerciales en la primera fase, pero para disiparlo habrá que contar con unas medidas que garanticen la seguridad sanitaria. Mamparas que aseguren la distancia mínima entre clientes, control de aforo para evitar aglomeraciones, dispensadores de gel hidroalcohólico, potentes desinfectantes aplicados con una metodología establecida por expertos científicos, controles de temperatura a la entrada e incluso empleo de tecnología como inteligencia artificial, son algunos de los instrumentos que parecen erigirse en claves para poder hacer esta transición. 

Suele decirse que las crisis se erigen también en grandes oportunidades de negocio y eso es lo que han interpretado algunas empresas, capaces de reconducir su actividad para satisfacer necesidades surgidas a raíz del coronavirus. Una de ellas se basa en la aseveración de la OMS de que el mejor desinfectante contra el coronavirus es el ozono, debido a su poder oxidante y capacidad para eliminar el 99% de virus existentes en el entorno en el que se aplica en apenas 20 minutos. Está siendo cada vez más utilizado por empresas del sector, como también la radiación ultravioleta, empleada de manera masiva en China para limpieza de espacio públicos, como el transporte, tal y como señala tiempo.com. Permite agilizar mucho el proceso de desinfección, así como reducir el personal expuesto a la contaminación en espacios sensibles de tener el virus.


Otro de los temas más polémicos surgidos de esta crisis es el control y empleo de los datos de ciudadanos por parte de entidades gubernamentales y empresas. Desde hace tiempo, nuestros datos personales son motivo de anhelo de muchas empresas y esta situación ha provocado la necesidad de los gobiernos por ampliar su conocimiento de los mismos para controlar nuestros movimientos. Seguridad vs privacidad. Ese es el dilema al que se enfrentan unas sociedades occidentales cada vez más parametrizadas y con datos sensibles circulando entre actores gubernamentales y económicos. 

En algunos países que están abordando ya la desescalada, como Singapur tal y como se indica en Straitstimes, se está empleando la inteligencia artificial para agilizar el proceso de medidas de temperatura corporal, mediante cámaras habilitadas en espacios públicos, mientras que existen apps que pueden señalar la distancia a la que nos encontramos del hogar, útiles para gestionar un confinamiento cada vez más laxo, pero también para ejercer un control sobre la población que muchas sociedades no aceptarán. Lo que es evidente es que el coronavirus obligará a los negocios locales españoles a afrontar un período de transición en el que la inversión en tecnología y visión a largo plazo pueden ser claves para su supervivencia.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies