Preferencias en el juego desde el prisma de género

0

Muchas actividades se ha generalizado su uso en los últimos tiempos por parte de hombres y mujeres. Esta gran noticia que hace mejorar las sociedades modernas, y que permite ir equiparando a ambos géneros, aunque aun queda mucho trabajo por hacer, y un camino largo que recorrer para cumplirlo de forma generalizada.

El ocio es un aspecto que no ha pasado desapercibido ni ajeno a este cambio de modelo entre hombres y mujeres. En la antigüedad, las actividades que eran asiduas para un género u otro estaban muy bien definidas por tradiciones en la época. Afortunadamente, estas costumbres han quedado obsoletas y ahora tanto hombres como mujeres tienen gustos de ocio en los que participan sin ninguna distinción.

Un claro ejemplo lo podemos contemplar en el ámbito de los juegos de azar y las casas de apuestas. Este sector, parecía algunos años coto privado de los varones, pero lo cierto es que, en las últimas décadas, el género femenino cada vez tiene más cuota de mercado, casi igualando al que poseen los hombres.

Pese a que su uso está generalizado, la práctica infinita oferta de productos existentes en estas plataformas de juego, permite a cada usuario decantarse por su opción preferida. Un reciente estudio de PartyCasino sobre las diferencias de género muestra que las mujeres buscan juegos con reglas más sencillas, no siendo necesaria mucha experiencia previa. El bingo en línea, ruletas en vivo, slots online o slots con jackpot son sus opciones preferidas. Bien es cierto que el póker es otro juego que cada año suma más adeptos del género femenino, equiparándose con los hombres, que tenían este juego de cartas como su entretenimiento fetiche.

Otro aspecto que diferencia las actitudes entre hombres y mujeres dentro del sector del juego es su comportamiento ante posibles ganancias. Un hombre es previsible que, tras cosechar un suculento premio en estas plataformas, siga jugando e intente seguir ampliando su fortuna. Por su parte, las mujeres suelen promover actitudes más conservadoras, y ante una victoria suelen retirarse del juego y disfrutar de ella. En definitiva, la parte femenina presenta aversión al riesgo, polo opuesto que los hombres, que son amantes del riesgo.

A tenor de estos datos, y al ser mayores apostantes, los hombres son los que tienen el riesgo de incurrir en mayores pérdidas durante la partida. Las mujeres, al ser más cuidadosas en este sentido, afrontarán menos pérdidas, pero también conseguirán menos ganancias debido a jugar de una forma menos agresiva.

Lo que sucede en el sector del juego, se puede trasladar a otras muchas actividades de ocio. Hombres y mujeres se equiparán en todos los aspectos, haciendo que la brecha existente entre ambos géneros, décadas atrás, se vaya cerrando. Aunque, bien es cierto que aun queda mucho trabajo por hacer en temas de igualdad.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies