28 mayo 2024
Registrarse / Unirse

Rehabilitación

Las cuatro fases en un proceso de desintoxicación

Algunas de las adicciones que se pueden tratar son tan comunes como el alcohol, la cocaína, el cannabis, la ludopatía, patología dual y pastillas.

Recuperar el control no siempre es una tarea sencilla, especialmente cuando aparecen las adicciones. Sin duda alguna, se trata de una enfermedad que debe ser abordada como tal y para ello es fundamental que el tratamiento sea aplicado en un lugar confortable, cómodo, discreto y, lo más importante, de la mano de los mejores profesionales.

Eres, justamente por lo anterior, que el centro de desintoxicación Can Calau Tarragona, se posiciona como uno de los mejores para tratar diferentes tipos de adicciones desde una perspectiva humana, profesional y ciento por ciento personalizada. Esta es, sin duda alguna, una de las características más destacadas y diferenciadoras de este centro.

Algunas de las adicciones que se pueden tratar son tan comunes como el alcohol, la cocaína, el cannabis, la ludopatía, patología dual y pastillas. Cada una de estas adicciones requiere de un abordaje profesional diferente y especializado en las características y situación de cada paciente.

Tomando en consideración lo anterior, el proceso de desintoxicación de cualquier paciente, más allá de su tipo de adicción, consiste en cuatro fases básicas, las cuales detallamos a continuación:

Desintoxicación

La primera fase es la de desintoxicación, la cual debe hacerse en un entorno amigable y bajo estricta vigilancia, pero siempre en función de los protocolos que se han establecido a través del Departamento de Salud.

La vigilancia de la mano de un equipo médico y especializado en psiquiatría es clave para que el paciente pueda superar con éxito esta primera fase. Es importante destacar que solo de forma eventual, es posible que el paciente requiere de medicación específica que lo pueda ayudar a prevenir los diferentes síntomas de la abstinencia. En lo que respecta a los tiempos, generalmente esta fase dura 21 días, aunque puede ser un poco más corta o larga en función de los requerimientos de cada paciente.

Deshabituación

La segunda fase es la de deshabituación, la cual consiste en mejorar y regular las conductas, actitudes y hábitos que, como consecuencia de las adicciones, están completamente alterados. Esta fase es sumamente importante para mejorar la calidad de vida de la persona afectada y, al mismo tiempo, facilitar su integración en el entorno social, laboral y familiar.

Hoy para cumplir con este objetivo, el paciente debe ser sometido a un tratamiento completamente personalizado y es, en este punto, en el que muchos centros de desintoxicación no tienen éxito, ya que cada persona requiere de un abordaje profesional específico y diferente.

Para ello se deben analizar tanto los hábitos de vida como los hábitos de consumo y, por supuesto, identificar de una forma asertiva cuáles son las situaciones de riesgo que se pueden traducir en una recaída para el paciente. Después de la desintoxicación, que lleva en promedio 21 días, esta fase oscila entre las 8 y 12 semanas, aproximadamente.

Rehabilitación

Las primeras dos fases son sumamente importantes para que el paciente tenga la fuerza necesaria de no recaer, ya que la tercera fase es cuando comienza el tratamiento ambulatorio. En este caso, es fundamental que el paciente adquiera, nuevamente, todas las habilidades que haya perdido como consecuencia de su enfermedad.

Para ello deberá acudir a psicoterapia. Y es que, tanto el paciente como su familia deben recibir ayuda para saber cómo lidiar con los diferentes desafíos a lo que se van a enfrentar en el día a día. Para cumplir con estos objetivos se hacen uso de otras herramientas tales como el control de horarios, mejora de las habilidades sociales, control de impulsos, entre otros. El tiempo que puede durar esta fase suele oscilar entre los 9 y 15 meses, aunque todo dependerá de la capacidad de recuperación de cada paciente.

Reinserción

Finalmente, y solo cuando el paciente esté listo, es que comienza la fase de reinserción. Esta fase es sumamente importante para que el paciente pueda recuperar la confianza tanto en su entorno familiar como en el entorno laboral y social.

Se trata de una de las fases más complejas porque no resulta sencillo recuperar la confianza en un adicto, para ello es fundamental continuar con el seguimiento psicológico y médico. En este caso, la fase tiene por objetivo que el paciente haga vida normal pero siempre combinándolo con un tratamiento ambulatorio, indispensable para reducir las probabilidades de recaída.

Sin lugar a dudas, la recuperación de un adicto no es algo sencillo, pero con la ayuda y tratamiento profesional adecuado, es posible superar esta enfermedad con éxito y recuperar el control de su vida. De allí la importancia de seleccionar con mucho cuidado el centro de desintoxicación, ya que resulta imprescindible que este cuente con los mejores profesionales, tratamientos personalizados y el mejor ambiente para que le sea mucho más fácil al paciente recuperarse por completo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUBLICIDAD
PSOE elecciones europeas
Csif huelva elecciones vota
Gestoría Morga
Recrediario
Faisem

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir al contenido