VENTANA DEL AIRE: Cumplir los sueños

0

Sé que no se lo oiré decir, porque su modestia o su educación excelente, no lo permitiría, pero mi amigo Manuel Enrique Figueroa Clemente, onubense, catedrático de Ecología de la Universidad hispalense, que recibirá dentro de unos días la medalla de la ciudad de Sevilla “por su labor docente, educativa e investigadora, su contribución a la formación en esa institución académica, su lucha para la preservación del medio ambiente, su colaboración desinteresada con las instituciones y su compromiso con los colectivos más vulnerables”, debe de sentir que ha cumplido sus sueños.

Compartí con él los años de la adolescencia, los estudios en los HH. Maristas y la vida de aquella etapa preciosa, que nos forjaron una amistad indestructible. Quique, Juanjo, Paco y yo éramos los amigos en Huelva, nuestra ciudad natal. A pesar de que la vida dispuso y nos repartió por diversos lugares, hemos mantenido esta relación que creemos de oro. Por eso hoy, al menos Juanjo Borrero y yo, y nuestro añorado Paco, si viviera, estamos tan contentos como si nos hubieran otorgado la distinción a nosotros mismos.

El bueno, el constante, el fiel amigo será reconocido en el día de San Fernando con la medalla de la ciudad de Sevilla, que debe sumar a la medalla de la ciudad de Huelva, que se le concedió en 2017 y a tantos otros reconocimientos, todos ellos sobradamente merecidos.

Quique es una persona especial, generoso y modesto; y todo el alumnado que, egresado de mi instituto, tenía la suerte de encontrarlo en la universidad me contaba de él maravillas; esperadas por otra parte, ya que conozco su valor humano y, por tanto, su relación con la profesión docente, a la que lleva dedicados cuarenta y siete años.

La universidad fabrica a veces personajes egoístas y egolátricos y hace que el hormiguismo intelectual se revista de una excelencia falsa; pero aquí tenemos el caso contrario: Enrique Figueroa es el maestro humilde que no deja de luchar por lo que cree, ni de compartirlo.


Sí, es un texto elogioso, un tributo pequeño a quien se merece mi cariño y, después todo lo demás, pero es que Quique, Tere, Quique Jr. y Tere Jr. lo merecen también porque, sin duda, algo habrán tenido que ver en sus éxitos, que son los de todos quienes creemos en la sostenibilidad, el medio ambiente y la naturaleza.

Medalla de la ciudad que le vio nacer y a la que sigue vinculado y medalla de la ciudad en donde desarrolla su vida familiar y profesional, ahí es nada. Muy pocas personas pueden tener esa recompensa que, conociéndolo, se convertirá en estímulo.

Juan Andivia Gómez

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies