Dos de las seis zonas de España contaminadas por radiación están en Huelva

1

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha admitido la existencia de seis zonas contaminadas por radiación, dos de las cuales se encuentran en la provincia de Huelva.  Las dos zonas a las que se refiere el CSN son 1.600 metros cuadrados con cesio-137, en las marismas de Mendaña, en el estuario del río Tinto. Y las 1.200 hectáreas con radio-226, en el estuario del río Tinto, antes de su confluencia con el río Odiel, que ocupan las balsas de fosfoyesos.

El CSN asegura que no hay riesgo radiológico significativo en ninguna de estas seis zonas. Sin embargo, y según admite el supervisor de seguridad nuclear, debido a la falta de un catálogo de suelos afectados, cosa que ocurre en el caso de Huelva al no haberse elaborado por la administración competente, se da la paradoja de que “en este momento, no existe ningún terreno declarado como contaminado”. España tiene pendiente desde 2008 la elaboración de un inventario de suelos con vertidos radiactivos.

Otras zonas contaminadas están en Palomares, en Cuevas de Almanzora (Almería), donde existen unas 40 hectáreas, “fraccionadas en cuatro zonas, con presencia de plutonio-239 y americio-241”, procedentes del accidente de 1966 (el choque de un bombardero estadounidense B-52 con un avión nodriza que causó la caída de cuatro bombas nucleares). El paraje de El Hondón, en Cartagena (Murcia), donde están ubicados “unos depósitos de lodos de fosfatos, con una extensión de aproximadamente 108 hectáreas, con presencia de uranio-238”. El embalse del Ebro situado en Flix, Tarragona, “se situaban lodos de fosfatos, con presencia de uranio-238”. Según el CSN en este último caso los lodos “ya han sido retirados”. Y ocho zanjas del Jarama, contaminadas con cesio-137 y estroncio-90 desde hace casi medio siglo.  Finalmente, el supervisor señala que existen antiguas explotaciones de uranio y otros minerales ya cerradas en las que podría haber material radiactivo.

El CSN asegura en un comunicado oficial que el Ministerio para la Transición Ecológica está ya tramitando los cambios legales necesarios que facilitarán la aprobación del catálogo.

REACCIONES

CONSEJERO FISCAL Y ALCALDE DE HUELVA

“El proyecto de Fertiberia para recuperar las balsas de fosfoyesos no vale”. Así de categórico y de concluyente se ha mostrado este jueves en Huelva el consejero de Medio Ambiente de la Junta, el onubense José Fiscal, tras conocerse el informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en el que se señala que hay seis zonas en España –dos de ellas en Huelva– bajo vigilancia radiológica por la presencia de radiactividad, aunque sin riesgo radiológico.

La conclusión inicial que extrae el consejero es que el proyecto que defiende la empresa Fertiberia para tapar las balsas de fosfoyesos no es suficiente y por tanto “no vale”, que es la posición que ha venido manteniendo la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Huelva en este tema. “Al proyecto de recuperación de las balsas de fosfoyesos la Junta presentó una enmienda a la totalidad por su contenido y por la gran cantidad de alegaciones que tenía”, ha explicado.

Fiscal ha indicado que su consejería no tiene el informe del CSN, pero que se va a solicitar de manera urgente por parte de la Dirección General de Industria, Energía y Minas, dependiente de la Consejería de Conocimiento, que es la que tiene representación en el CSN.

La Junta va a presentar este viernes en Granada el Plan de Suelos Contaminados en Andalucía, pero en el mismo, según ha explicado Fiscal, no pueden constar las zonas de ámbito nuclear, al ser una competencia estatal.

Por su parte, el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, ha recordado que el Ayuntamiento ha puesto en marcha un comité de expertos y está pendiente de que la Unión Europea se pronuncie sobre la solicitud de fondos para un proyecto piloto más profundo que el proyecto presentado por Fertiberia. Las balsas de fosfoyesos precisan de “una solución eficaz, global y definitiva”, ha remarcado Cruz.

MESA DE LA RÍA

La Asociación Mesa de la Ría ha emitido un comunicado en el que asegura que “la publicación del informe del Consejo de Seguridad Nuclear, que confirma que Huelva tiene el triste honor de tener dos de las seis áreas contaminadas de España a 500 metros de la ciudad, apunta a serias responsabilidades criminales del Gobierno central y la Junta de Andalucía” quienes desde décadas “no solo negaron el problema sino que lo ampliaron”

Para Mesa de la Ría “son demasiadas las personas que mueren de cáncer y enfermedades ambientales en Huelva desde hace décadas sin que las administraciones responsables y conniventes con una industria sucia, delictiva y criminal hayan tomado cartas en la limpieza y descontaminación de la marisma y los terrenos ocupados, y ya desalojados por estas industrias”.

Si bien Mesa de la Ría “felicita al Consejo de Seguridad Nuclear por hacer ahora pública la contaminación radiactiva de las balsas de fosfoyesos y del CRI-9, no es menos cierto que este organismo lleva más de una década ocultando esta información, tal y como informó Mesa de la Ría el 11 de noviembre de 2007 con el título “QUÉ OCULTA EL CSN”. Un organismo que tampoco dio respuesta al contundente informe sobre la radiactividad de los fosfoyesos encargado por Greenpeace del laboratorio independiente sobre radiactividad francés Crii-RAD”.

Para Mesa de la Ría, “el silencio cómplice de Gobierno, Junta de Andalucía y el propio CSN, en relación a la radiactividad de las balsas de fosfoyesos de la empresa FERTIBERIA, fue denunciado ante el Ministerio Fiscal de Huelva que procedió al archivo de la denuncia”.

Dicho archivo fue el detonante de la apertura del expediente de infracción 2007/2448 de la Comisión Europea contra España instado por Mesa de la Ría que obligó a la justicia a paralizar los vertidos de fosfoyesos a la marisma el 31 de diciembre de 2010.

Mesa de la ría recuerda que hace 8 años que las autoridades no mueven un dedo por eliminar los fosfoyesos y recuperar la marisma contaminada por radiactividad, por lo que, el pasado día 28 de septiembre, una comisión de Mesa de la Ría se reunió con el Secretario de Estado y representantes del Ministerio de Medio Ambiente con el objetivo de arrancarles el compromiso de que resuelvan negativamente la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto de FERTIBERIA que pretende tapar los residuos radiactivos con una capa de 20 centímetros de tierra. De momento, el colectivo ciudadano se trajo el compromiso de una próxima reunión el 5 de noviembre, tras estudiar el proyecto de Fertiberia.

 

Compartir.

1 comentario

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies