En marzo comenzará a aplicarse la nueva ordenanza municipal de inspección de edificios

2

Tras su aprobación definitiva en el Pleno de Huelva, la Nueva Ordenanza Municipal de Inspección Técnica de la Edificación entrará en vigor a los quince días de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia. Como estaba previsto, en marzo, comenzará a aplicarse esta nueva normativa que además de la conservación, tendrá en cuenta la accesibilidad y eficiencia energética de los edificios.

La nueva ordenanza incluye los preceptos marcados por la Ley 8/2013 de 26 de junio de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbana y al mismo tiempo, supone la actualización de los plazos, estableciendo un nuevo calendario para la obtención obligatoria de la ITE y un régimen sancionador derivado de su incumplimiento.

Desde el año 2002, el Ayuntamiento de Huelva, trabaja para la conservación y el mantenimiento de las edificaciones en la ciudad, mediante la sensibilización de los propietarios. Desde entonces, se han producido cambios en la legislación destinados a potenciar el mantenimiento de viviendas que junto con la experiencia acumulada sobre esta materia, han motivado la puesta en marcha de una nueva Ordenanza.

Con la nueva ordenanza municipal se pretende, de un lado, profundizar en el deber de conservar los edificios en las debidas condiciones de seguridad, salubridad, accesibilidad y ornato público y asegurar la realización de los trabajos de mejora y rehabilitación necesarios. Así mismo, trata de facilitar el cumplimiento de esta obligación a los propietarios, mediante la simplificación administrativa.

Además, tras la aprobación de la Ley 8/2013 de 26, la ordenanza pretende también adecuar nuestro parque edificado a las exigencias europeas relativas a la eficiencia energética, para abundar en el ahorro energético, en el que hay que incidir desde el punto de vista de la lucha contra el cambio climático para contribuir activamente a la sostenibilidad ambiental, a la cohesión social y a la mejora de la calidad de vida de todos los vecinos.

Así pues, y como ya se pretendiera con la anterior Ordenanza, se propone involucrar a los ciudadanos para conseguir mayores cotas de conservación de la edificación, mediante técnicas de fomento en apoyo de un mejor cumplimiento del deber urbanístico de conservación y el planteamiento de la rehabilitación preventiva y continuada.

Con la introducción de la obligación formal de obtener el informe de Inspección Técnica de la Edificación (ITE) se persigue profundizar, con la colaboración de los técnicos competentes, en una cultura en los ciudadanos favorable a realizar controles técnicos periódicos en la edificación al objeto de conocer las patologías de la misma y promover además hábitos de uso sostenibles, para llevar a cabo las actuaciones inmediatas que eviten que su demora incremente el coste de reparación, lo que redunda en una mejor conservación general de la edificación.

Este mayor conocimiento plasmado en un Registro de carácter público, el Registro de Inspección Técnica de la Edificación, va a contribuir decididamente a dotar de mayor seguridad jurídica y técnica a los usuarios del mercado inmobiliario de viviendas de cierta antigüedad o rehabilitadas, tratando así de remediar la falta de atención precisa a este sector del mercado inmobiliario, excesivamente volcada hacia la vivienda de nueva planta. Por no olvidar, que ese cuidado y conservación del edificio, es una obligación del propietario, con responsabilidad civil, e incluso penal, si por no cumplir con su deber, se cause daños a terceros.

En este sentido, antes del mes de julio de 2014, deberán tramitar la Inspección Técnica de la Edificación todos los edificios protegidos y todos aquellos construidos antes de 1945. El plazo se amplía hasta el 31 de diciembre de 2015, para que tramiten la documentación los edificios construidos entre 1951 y 1964. Como regla general, sin embargo, la normativa obliga a superar este trámite a todas las viviendas con más de 20 años de antigüedad, con el deber de renovarlas cada 10 años.

Para ello, los propietarios deben ponerse en contacto con los profesionales competentes, arquitectos y arquitectos técnicos, que serán los encargados de facilitar la documentación necesaria para su tramitación en el Departamento de Conservación de la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Huelva.

En caso de incumplimiento del deber de conservación, se establece un régimen sancionador, instaurando una graduación de infracciones, de leves a muy a graves, para la imposición de sanciones.

 

Compartir.

2 comentarios

  1. Todo eso está muy bien pero …. QUE CUÁNTA PASTA NOS VÁIS A CURRAR ??? QUE CUÁNTO DINERAL MÁS PENSÁIS SACARNOS CON ESTO ??? EHHHH ??? Enga, POLÍTICOS, QUE SÓIS UNOS “POLÍTICOS”, a ver si alguna vez conseguís hacer algo para el pueblo sin que le suponga ningún SABLAZO !!! Cohones !!!

Leave A Reply