Moguer se echa a la calle para arropar a su patrona en su traslado a la parroquia

0

Moguer se echó este domingo la calle para acompañar a su Patrona en el traslado hasta la parroquia y poder disfrutar de un multitudinario recorrido que ha estado marcado este año por el recuerdo a Raúl Trapero, un moguereño enamorado de su pueblo y un defensor a ultranza de sus tradiciones que deja una huella imborrable en su patria chica.

Cientos de personas fueron testigos del emotivo momento en el que los costaleros alzaron por primera vez al cielo a su Patrona con un crespón negro atado a sus varales.

Arropada por la devoción de su pueblo y conducida por sus fieles costaleros, la Señora de Moguer abandonaba la ermita de Montemayor a las 7 de la tarde para iniciar el recorrido que le llevaría de vuelta a su casa grande.

A penas cabía un alfiler en los estrechos caminos de arena que separan el Coto de Montemayor del casco urbano. Horas de calor intenso soportadas con fe y devoción que saben de manera especial cuando cargas sobre tu hombro el peso de una hermandad, la hermandad de todo un pueblo que espera la llegada de la Virgen de Montemayor para presidir los actos de la Velada de septiembre.

En la calle Hornos se agolpaban cientos de moguereños y moguereñas que acudieron fieles a este punto estratégico del recorrido para recibirla y sumarse al cortejo, entre ellos una amplia representación del equipo de gobierno encabezada por el alcalde Gustavo Cuéllar.

Los vivas de la Mayordomos, sus caras de emoción y el deseo de compartir con su pueblo estos momentos tan nuestros, se notaban a cada paso, a cada suspiro que dieron mirando a la Virgen.

La Patrona de Moguer fue recibida con grandes muestras de cariño y devoción mientras las canciones en su honor iban jalonando su recorrido hasta la iglesia parroquial.

A su paso por el Ayuntamiento el alcalde Gustavo Cuéllar y el hermano mayor de la Matriz, Jose Manuel Alza, entregaron a la Patrona un ramo de flores como signo de respeto y bienvenida a la alcaldesa Perpetua de Moguer y en recuerdo a Raúl, por quien además se guardó un minuto de silencio.

La pequeña imagen de la Virgen de Montemayor llegó a la iglesia parroquial conducida y arropada por el pueblo de Moguer, que entre aplausos y vivas dio la bienvenida a su Señora.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies