Las generaciones poéticas onubenses: Jesús Arcensio, ¿un poeta olvidado?

Jesús Arcensio(Texto: Rafael Núñez Rodríguez y Alejandro V. Bellido) La vida de Jesús Arcensio podría ser el material de cualquier gran guión de cine. Falangista (arrepentido o no), espía de los nazis, poeta y dueño del Cabaret Bahía. Sus poemas nos enseñan un hombre pasional y cargado de poesía. Su obra ha sido estudiada y difundida por autores como Baena Rojas o Manuel González Mairena. El estudio más completo que conocemos lo realizó Manuel Moya en la introducción de una antología que lleva por nombre Sueño y Costumbre publicada en 2002. Además de otro estudio en su blog: La Isla de la Sed. El desaparecido La Voz de Huelva le dedicó otro volumen con una breve antología de textos del poeta.

Por todo ello, tomaremos como referencia los comentarios de Manuel Moya sobre la obra y vida del poeta. Por otro lado, hemos de advertir que el fondo antiguo de la Biblioteca Universitaria de Huelva, posee seis cajas con cuadernos manuscritos, notas y documentación del poeta que nos ocupa. A la vez que se ha encargado de digitalizar los fondos y hacerlos públicos para ayuda de los investigadores y curiosos que quieran acercarse a la obra de Arcensio. Además hemos consultado hemerotecas digitales para aportar más datos y demostrar la repercusión del poeta a nivel nacional.

En el artículo de su blog, Manuel Moya hace un recorrido sobre la vida y obra de Arcensio. Al principio comenta los problemas que tuvo para poder realizar una antología de la obra del poeta, hasta que consiguió el permiso de la familia de Arcensio para hacer la edición. Tras las disputas sobre quien debía poseer los manuscritos, el propio Baena Rojas entregó a la Universidad de Huelva los manuscritos y materiales que el custodió hasta 2012. Arcensio sólo publico dos libros y una buena cantidad de poemas por encargo para distintos medios de comunicación. El primero de ellos 30 Sonetos en 1975 se muestra un Arcensio cercano a la poesía del siglo de oro. Tras ello, 12 poemas de 1990 publicado con dibujos de José María Franco. Una reproducción facsimilar de manuscritos del autor e ilustraciones del conocido pintor.

Baena Rojas hizo un esfuerzo notable por recopilar todos los textos del poeta publicados en prensa, aunque define a Arcensio como “buen anarquista no era ordenado” (1997: 6). Así pues, su obra todavía debe regalarlos alguna sorpresa. Una de ellas es la relación tan estrecha que mantuvo con el dramaturgo Fernando Arrabal, que le dedicó un poema en el que reconocía la capacidad poética de Arcensio: “Jesús metió seis ballenas en un bocal”.

Manuel Moya se ocupó de la infancia de Jesús Arcensio en su Galaroza natal, lo describe con un muchacho inquieto, que combinaba la vida en la calle con sus lecturas. Maestro en Ayamonte en los años treinta. Arcensio comenzó a publicar sus primeros poemas en distintas revistas. Hasta 1936  vive, según Moya, en su mundo particular entre versos e irrealidades. Si bien pudo participar en la composición de algunos artículos en revistas falangistas, no firmó ninguno con su nombre. Uno de estas publicaciones casi que le causa un problema, puesto que retrató las miserias que vivían los soldados en las trincheras. Fue apresado y metido en la cárcel. Salió de allí con la ayuda de otro falangista. Planearon mandarlo al frente para que cualquier accidente acabara con su vida. Por el contrario, el plan no salió como sus enemigos esperaban y Arcensio regresó poco tiempo después. Una vez explotó la Segunda Guerra Mundial, el poeta comenzó a ser más ácido con la realidad. Su filiación política le sitúa cerca de Alemania, de ahí que se convirtiera en un convencido germanófilo. Tras una serie de desagradables incidentes causados por su trabajo de espía alemán, el poeta decidió dejar de escribir. Según Moya, solo escribió cuando lo necesitó. Hasta aquí una breve semblanza de la vida de Arcensio.

Jesús Arcensio publicó dos poemarios, el primero de ellos a los 74 años mereció especial celebración en la prensa del momento. Hemos podido encontrar una reseña celebrando la publicación del poemario en 1975, poco antes de que se acabase el año, el Instituto de estudios onubenses dio a conocer la publicación. Eduardo Bonachera (1976) en un tono distendido celebraba la publicación: “Da coraje mucho coraje, que un poeta semejante magnitud haya sostenido esa actitud recalcitrante, privando con tan dilatado silencio a tantos compatriotas del conocimiento de una obra verdaderamente admirable”.  El diario ABC publicó una reseña sobre la presentación de las obras completas, el 19 de noviembre de 1997, en la que participó Fernando Arrabal, quien definió al poeta como “el mejor poeta del siglo XX”.  Esta amistad hizo que el nombre de Arcensio figurase en la prensa nacional, una y otra vez, gracias a los comentarios del siempre excesivo y genial Fernando Arrabal. Tampoco podemos decir que la obra de Arcensio fuese olvidada del todo. Cada cierto tiempo ha vuelto a llamar la atención de unos y otros. Además, la amistad entre Arrabal y Arcensio le otorgaba al onubense, algo de merecida fama y repercusión mediática. En este sentido, encontramos la prensa digital como un reducto en que la figura de Arcensio ha sido recordada en un eterno retorno. El 17 de Enero de 2012 la Universidad de Huelva, le rindió homenaje como publicaba Europapress. En dicho homenaje estuvo presente el antiguo Rector de la Onubense, Francisco Martinez, su vicerector Mariano José de Lara Ródenas y el técnico de actividades culturales Daniel Mantero. Más recientemente, el festival chichimecalab organizado por Manuel González Mairena y Manuel Arana, realizó una performance en la calle que lleva su nombre. Por tanto, no deberíamos hablar de un poeta olvidado, podríamos decir que se trata de un poeta que podría dar mucho más, para ello los esfuerzos de crítica y lectores deben ser generosos. Poetas olvidados pueden ser aquellos que no han sido estudiados por autores como Manuel Moya, Baena Rojas, Fernando Arrabal, Manuel González Mairena, Manuel Arana y este modesto artículo han prestado a la difusión de su obra.

Para finalizar, haremos una lectura de varios poemas de Arcensio. Por otro lado, no queremos anteponer las ideas políticas a la obra de un autor. Manuel Moya ha demostrado que a Arcensio  apenas le preocupaban las cuestiones políticas (2002: 16- 17). El primer poema que comentaremos  es una soneto y se llama Autorretrato, en él podemos leer como el yo lírico de Arcensio se muestra como “un hombre partido en dos” al que los contrarios le atraen y le dejan heridas o como la voz poética indica:  “la llaga de la pesadumbre”. Podemos decir que Arcensio se representaba como un hombre perdido y sin las respuestas necesarias, por ello su voz poética manifiesta lo siguiente:

“Hombre, al fin, como tú, como cualquiera,

que no sabe quién es ni a que ha venido

ni el color de la muerte que le espera”.

La muerte cierra el poema con un verso contundente: “si hay que morir, morir como se ha vivido”. Precisamente, la muerte es un tema muy recurrente en la poesía de Arcensio, recordemos que se suicidó en un parque sevillano y con unos versos en el bolsillo. En otro poema fabulaba sobre como sería su muerte, quien lo atendería en sus últimas horas y quien se acordaría de él cuando ya solo quedasen sus versos. Entre esos versos vemos a una voz que quiere revelar la verdad misma sobre el poeta de carne y hueso que representa. De ahí, que declare:

“¡Y la mentira es muerte! Nunca

mis versos se vistieron de domingo.

No les fue necesario”.

De ahí que podamos interpretar, la voz lírica Jesús Arcensio profetiza cómo creía que lo verían en el futuro. De ahí que diga:

“Me harán un yo falso,

que nadie en él podrá reconocerme.

En adelante

seré tan solo una fábula increíble.

Pero…me da lo mismo”.

Jesús Arcensio sabía que a su muerte, sería posible que el olvido cubriese su figura. En otros poemas la angustia por la muerte, se manifiesta en la perdida de la amada. En este caso la voz poética del autor dice lo siguiente:

“Si, A lomos cabalgando del olvido,

de mi lado te vas, si una mañana,

tu voz mi despertar no desayuna,

¡llévame, muerte; llévame, te pido!

Mi vida, si me faltas, será vana

sombra, negro esqueleto de la luna”.

Podemos leer a un poeta apasionado y enamorado. Versos contundentes y directos que dibujan un poeta alejado del mundanal ruido político. Más bien el se define como un hombre sencillo, que se conforma con lo que la vida le ha regalado.

Oración Del Hombre Sencillo

Señor: ¿qué mas puedo pedir?

Ya me has dado pan y techo

y mujer y lumbre y lecho

y alegría de vivir.

Mas, si es forzoso elegir,

una gracia en este día

tan solo pediría

dejarme estar como estoy,

que al ser más feliz que soy

el gozo me mataría.

La imagen de hombre sencillo  también se transmite en el que quizá sea su poema más conseguido:  Poema de mi mismo se nos presenta una voz poética que busca la razón de su existir. En esa gran búsqueda de su ser, pretende alejarse de todo el ruido que la calle, los pregones, los afanes efímeros de trascendencia provocan. La voz poética prefiere diluirse para poder conocer lo bueno y lo malo, es decir, “buscar la esencia de mi propia esencia”. La soledad es la única solución que se plantea al problema. Tras hallar esas preguntas, puede que la verdadera persona encuentre lo que busca, esto es, poder cumplir con los roles que la sociedad nos asigna. Mientras que encuentra y no la solución. La elección del poeta es la soledad como forma de encontrar respuestas.

En definitiva, hemos querido mostrar a un Jesús Arcensio alejado de la política, que prefería la soledad y el aislamiento social. Una voz intimista y pasional de un hombre encerrado en su tiempo. Quizá el Jesús Arcensio de carne y hueso, obligado a soportar ciertas tendencias políticas, camuflándose en la masa, a la búsqueda de  respuestas.

Sea como fuere, la política no le interesaba lo necesario. El estudio de la poesía de Arcensio, nos enseña una de esas obras, que podrían ser examinadas por cada generación. El de Galaroza como otros poetas gozaban de un gran mundo interior. Marcado por sus lecturas y su extensa experiencia. Sirva el artículo para volver a llamar la atención a la obra de uno de esos poetas inolvidables.

Obras Consultadas:

Jesús Arcensio, (1975) Treinta Sonetos, Huelva, Instituto de Estudios Onubenses.

—–. (1990) 12 poemas, Huelva

——. (1997) Poesía Completa (ed) José Baena Rojas, Huelva, Diputación Provincial de Huelva.

——. (1999) Poemas y Cantares (ed) Manuel Sánchez Tello, Colección La Voz de Huelva, Huelva.

——. (2002) Sueño y costumbre, (ed) Manuel Moya, Asociación literaria Huebra, Aracena,

BONACHERA, (1976) “Eduardo, A los setenta y cuatro”, en Pueblo.

MOYA, Manuel (2015) “Jesús Arcensio, el poeta olvidado”, en La Isla de la sed, Consultado7- 9- 2015.

Fondo documental de la Universidad de Huelva sobre Jesús Arcensio, consultado 11-9-2015: http://rabida.uhu.es/dspace/handle/10272/5787/browse?type=title

La Onubense rinde homenaje al poeta Jesús Arcensio dentro de su programación cultural, 17- 1- 2012, Europa Press, consultada 11- 9- 2015 http://www.europapress.es/andalucia/cultura-00621/noticia-onubense-rinde-homenaje-poeta-jesus-arcensio-dentro-programacion-cultural-20120117193339.html

“Huelva este sábado podrá experimentar con la palabra”, Huelvahoy, 8-5-2015,  consultado: 11- 9- 2015,http://www.huelvahoy.com/noticias/huelva-este-sabado-podra-experimentar-con-la-palabra-en-el-festival-chichimeca/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *