19 abril 2024
Registrarse / Unirse

CALLE PUERTO
Putas o bombones
[Rafael Pérez Unquiles]

Rafael Pérez Unquiles Cierto. Miguel Ángel Domínguez, el ex alcalde socialista de Valverde del Camino, ya dimitió de todos sus cargos. No podía ser de otra forma después de salir a la luz, gracias a una información publicada en el diario El Mundo Andalucía y firmada por el periodista José Carlos Aguado, que había usado una Visa municipal para pagar la factura de un prostíbulo. Días después, cuando tomó conciencia de lo que había hecho, devolvió el dinero. Pero ya era tarde. Había metido la mano y… la pata. Hasta el corvejón. Así es la vida. De no haber emergido el escándalo, Domínguez continuaría siendo hoy delegado provincial de Obras Públicas de la Junta y, además, daría lecciones de ética al más pintado. Siempre las han dado. El primero José Cejudo, que en paz descanse. Y tras él la larga nómina de responsables socialistas: Javier Barrero, Petronila Guerrero, Mario Jiménez… Dan lecciones. Se creen en un estadio moral superior. Pero después se van de putas y pagan con la Visa del Ayuntamiento.

El pasado lunes, en el programa ‘La Lupa’ de Canal Luz TV Sevilla, tuve la oportunidad de entrevistar a Rosario Soto, portavoz del PP andaluz. Le pregunté por el tema. Planteé la cuestión a partir de un comentario que hizo Javier Berrio en uno de nuestros programas de Huelva. Berrio dijo que el asunto no era si se había ido de putas o no, era simplemente que se había gastado dinero público en algo que no procedía, y daba lo mismo que su destino fueran putas o bombones. Y precisamente fue eso lo que le puse encima de la mesa a la señora Soto: ¿hubiera sido menos grave que el ex alcalde socialista de Valverde se gastara el dinero en bombones? Y contestó que, aunque cualquier desvío de fondos públicos es de máxima gravedad, puede considerarse aún más deleznable si tiene como destino pisotear la dignidad de las mujeres por parte de hombres a los que se les llena la boca cuando hablan de políticas de igualdad. Touché.

Después de Rosario Soto entrevisté a Diego Valderas, coordinador andaluz de IU, y también estuvo de acuerdo: gastar el dinero público de forma irregular es siempre grave, pero si se gasta en putas todavía más. Mario Jiménez no podía haber llevado al PSOE de Huelva a cotas más bajas e infames.

Ayuntamiento de Punta Umbría feria de la Gamba

1 comentario en «CALLE PUERTO
Putas o bombones
[Rafael Pérez Unquiles]
»

  1. Por alusiones: la gravedad del asunto no es en qué gastó el dinero, sino que lo hizo utilizando una tarjeta que era del pueblo de Valverde. Entrar -y repetir una y mil veces que fue en un prostíbulo-, es hacer juicios de valor sobre la moralidad de ese hombre. Ese asunto quedará para su vida privada, en el que se habrá tenido que enfrentar con su mujer, hijos y amigos. Pero nosotros no somos quiénes para juzgar lo que hacen los otros como personas privadas que son, ni para lapidar a nadie por hacerlo.
    Si la Sra. Soto piensa que la prostitución consiste en el pisoteo de la dignidad de la mujer, no tiene más que cerrar esos ‘lupanares’ porque, con la descripción que hace de la práctica de la prostitución, la ha puesto fuera del marco constitucional. El PP (su partido) podría llevar a cabo ahora esa política; si quieren ser una avanzada de la dignidad de la mujer desde la perspectiva del control de lo que las mujeres hacen con su cuerpo, que legislen en ese sentido. Quedaría muy bonito y así volveríamos a ser ‘la reserva moral de occidente’.
    Respuestas como: si se gasta en putas es todavía peor, sólo suponen una posición de enjuiciamientos y valoraciones morales de conductas ajenas que parecen buscar el hundimiento del enemigo no por la tropelía que es usar la tarjeta del ayuntamiento, sino porque se hizo en un burdel. Qué pretendemos, ¿convertirnos en un pueblo de sacerdotes, o de jueces…, de ‘talibam’, de espías de cómo viven los otros? Me parecen posiciones muy peligrosas desde el punto de vista de superioridades morales porque, repito, la infracción fue usar la tarjeta en asuntos privados. Así y nada más que así. De touché, nada de nada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PUBLICIDAD

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir al contenido