Magallanes, el burrito que reparte sonrisas entre los mayores

0

“Si las personas no pueden ir a visitar los burritos…los burritos irán a visitar a las personas”. Este podría ser el lema de la nueva iniciativa de la asociación española “El Burrito Feliz”.

Esta comenzando la tarde y el simpático burrito “Magallanes” esta impaciente por subir al transporte que lo desplazara a la residencia de mayores de la localidad de Aljaraque.

Este asno ha sido educado durante meses para aprovechar su simpatía y sensibilidad de cara a que pueda desenvolverse, sin crear tensión, entre personas de avanzada edad o con severas limitaciones de movilidad.

Tras una hora de carretera la puerta de la residencia se abre y allí, en un lugar programado, esperan impacientes los residentes, la mayoría en sillas de ruedas.

Exclamaciones y la piel de gallina a todos los allí presentes, incluido el personal de terapeutas y psicóloga que colaboran en la actividad.

“Es inaudito que pacientes con dolencias tan significativas como el Alzheimer conecten con la realidad por un tiempo y que se emocionen al ver el burro”, comenta la terapeuta Cristina Norte participante en el proyecto y trabajadora del centro. “Al día siguiente de la visita todos preguntaban cómo había dormido el burrito y reflejaban una sonrisa en su cara al recordar el momento”.

“Doctor Burro” ya ha realizado actividades con pacientes con fibromialgia en el entorno de Doñana y trabaja también con jóvenes y niños de educación especial.

“Este nuevo esfuerzo de llevar los burritos a los centros de mayores es muy emocionante para nosotros. Nuestra Asociación se esfuerza cada día en dar lo mejor de nosotros y cuando digo nosotros me refiero también a los, casi, 20 burritos con los que trabajamos”, comenta Luis Bejarano, presidente de “El Burrito Feliz”.

La actividad es totalmente gratuita y la asociación asume los gastos directamente a pesar de no contar con ningún tipo de subvención manifestando que, con grandes dificultades, logran llevar a cabo todas sus iniciativas sin tener que aprovecharse económicamente de la ilusión que genera en la sociedad este tipo de actividades.

“Nuestra asociación aumenta cada día su número de seguidores y queremos demostrarles que aún se puede trabajar con el impulso del corazón. La gente ya esta harta de que todo se haga por dinero. Nosotros también”.

“La reacción, muy positiva, de afectados por alzheimer cuando han interactuado con el burrito ha sorprendido a los terapeutas del centro”.

Magallanes ajeno a estas problemáticas continúa acariciando con su hocico a sus amigos humanos y recibe alguna galleta de premio de manos de personas que llevan, en algunos casos, medio siglo sin disfrutara ni poder tocar un burrito.

En unos meses será la burrita “Chiclana” la que comience su plan de adiestramiento para acudir a centros de la tercera edad. Y es que, como dicen en la Asociación: “Chiclana” es la burrita mas buena y afectiva que hemos conocido. A los dos días de nacer ya estaba solicitando caricias y cariños a sus amigos humanos.

 

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies