De la ubicuidad al precio: El auge de las tiendas online

0

(Firma: Sergi García) Aunque sea un pequeño detalle, casi todo el mundo ha realizado alguna vez una compra online en lugar de buscar su tienda física. La vida, la cultura, la tecnología; todo la cambiado. Y con ello, los modelos de negocio. El comienzo de una era online ya preestablecida que vaticina una mayor extensión en su futuro.

De la tienda concenivonal a la tienda online

El mundo del negocio ha sufrido desde siempre inquebrantables cambios acorde a la perpetua evolución del capitalismo. Las tiendas especializadas, conocidas como las “tiendas de toda la vida”, han quedado rezagadas ante la avalancha de las grandes superficies y el comercio online, que en su haber cuentan con una enorme gama de productos de distintos sectores. Aunque en su momento lo fueron los gigantescos centros comerciales, las compras de hoy tienen una gran acogida en los comercios chinos, tanto físicos como virtuales. Quizás, debido a que la desorbitada producción de China permite una gran ubicuidad, así como un abaratamiento de los costes de manufacturación y venta.

La popularidad, que depende del consumidor, se ha redirigido del comercio de toda la vida hacia las tiendas online baratas. Especialmente al por mayor, una opción que resulta muchísimo menos costosa que la compra convencional de un producto. Dado que su precio está sujeto al prisma de una adquisición de productos masiva, el consumidor realiza la compra al mismo precio. Es la idea comercial de grandes titanes del negocio online como las chinas Alibaba o Aliexpress. Cuya existencia pertenece ya inseparablemente al inmemorial imaginario popular.

Aunque se tengan como objeto la misma voluntad de comerciar de forma online, ofreciendo todo producto, gozan de sutiles diferencias. Mientras que Alibaba se establece como venta al por mayor, constituida por 18 empresas filiales; Aliexpress vende sus productos al consumidor final. En este aspecto, Alibaba requiere de un pedido mínimo, además de una toma de contacto con el fabricante. Y por su parte, en Aliexpress la compraesdirecta. Sin embargo, el punto de concatenación de ambos modelos de negocio es uno: un precio inimaginablemente barato.

Servicio barato, eficaz e ininterrumpido

El porqué del poco coste de compra de los productos chinos, tanto si se venden en plataformas online como DHgate, RoseWholesale o Chinavasion, radica en su idea de producción. Muchos modelos de negocio, con el que cambio de los tiempos, las culturas y del consumo han optado por aumentar su precio a fin de obtener muchos más beneficios. China, sin embargo, ha mantenido su mano de obra y sus costes de producción yventa a fin de asegurar un precio final bajo y asequible. Además, su concepto sobre el trabajo poco entiende de descansos, y he de ahí su éxito como uno de los países productores más potentes del mundo y con una de las mejores economías.


Pero lejos del factor concreto en el negocio chino, el auge de las tiendas online no sólo encuentra origen en su bajo precio, sino también en el mismo formato online. La venta en línea, a diferencia de una tienda física, permite operar las 24 horas del día ininterrumpidamente. Un hecho que multiplica la capacidad de atender al consumidor en cualquier momento. Del mismo modo, su mayor variedad de productos, unida a la facilidad de su visualización mediante fotografías, fomenta la fidelización del cliente. El punto en contra, claro está, es la incapacidad de poder tocar o probar el producto. Pero, ¿a quién le importa si es tan barato?

Incluso montar una tienda online es más barato que hacerlo con una física. Frente a la inversión que supone la compra de un local, su adecuación estética, su mobiliario, inventario y contrato de los empleados, la tienda online sólo precisa de unos pocos elementos básicos: Internet, página web, proveedoresy sistema de pago. Siendo además importante añadir al desarrollo distintas estrategias de marketing para difundir el negocio. Y es que el futuro apunta hacia una nueva transformación digital, o la continuación natural de la primera, en la que casi todo negocio quedará inmerso en el universo online.

La compra del futuro

Si bien hace algún tiempo las compras online estaban reservadas para productos muy específicos, de difícil localización o de origen foráneo, hoy en día puede comprarse prácticamente de todo a través de Internet. Ya no se trata únicamente de ropa, electrónica o libros. La venta online ofrece también productos alimentarios e incluso automovilísticos. Siendo hoy un inconmensurable vergel donde absolutamente todo puede ser comprado. De hecho, tal es la magnitud de cambio del manejo económico que cada vez son más los bancos que anteponen sus cajeros automáticos y sus apps a los trabajadores convencionales.

Este cambio, sin embargo, no es necesariamente negativo. Es tan sólo, y como tantas otras, una variación en el modelo de negocio del ser humano. Pese a todo, es conveniente tener en cuenta que, del mismo modo que la compra online es muchísimo más fácil, el timo y las empresas ilícitas también encuentran su cabida. Depende ya de cada uno investigar y optar tan sólo por tiendas online legalizadas. El futuro del consumo será un camino fácil y sencillo, casi natural; pero ello no ha de eximir jamás al consumidor de andar siempre con pies de plomo.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies