CERCA DE LA LETTERA: No te duermas

0

En los últimos diez años he tenido la oportunidad y la suerte de haber participado en muchos recitales. Pero, aunque no os lo creáis, tengo que reconocer que los disfrutaba mucho más cuando no era yo la que tenía que leer. Cada mes me hacía mi agenda particular con recitales o presentaciones de libros que me interesaban. También tenía señalado en el calendario algunos eventos importantes como las Ferias del Libro, Edita o Cosmopoética. Algunos de esos recitales han sido inolvidables, únicos. Otros han sido divertidos y otros un regalo, un descubrimiento. Como no, algunos han sido aburridos y si alguna vez os ha pasado, recomiendo que leáis el poema de Janine Pommy Vega titulado “Poema contra recitales interminables masivos de poesía”, incluido en la antología “Beat Attitude: Antología de mujeres poetas de la generación beat) editado por Bartleby en 2015.

Y hubo un recital en el que me quedé dormida. Solo me ha pasado una vez en mi vida. Tenía todos los ingredientes para ser un recital inolvidable: un lugar lleno de historia con una energía increíble, un poeta consagradísimo, un pope de la poesía contemporánea española incluido en la antología que marcó un antes y un después en la historia de la literatura, un hombre que no ha trabajado con otra cosa que no sean las palabras, multipremiado e historia viva de la poesía española… Y yo me quedo dormida. Juro que no estaba cansada, que había dormido bien la noche antes, que no estaba tomando antihistamínicos ni relajantes musculares. Entonces, ¿qué pasó? Pues simplemente que no entendía nada de lo que aquel hombre estaba leyendo. Yo no sentía ninguna conexión con su texto y como un electrodoméstico más, entré en stand-by y me quedé dormida. Igual me perdí lo mejor del recital, pero por las caras de quienes estaban sentados a mi lado, dudo que fuera así.

Dice Joan Margarit, último Premio Cervantes y uno de los poetas al que no he tenido la oportunidad de escuchar recitar en directo, que para él “escribir un buen poema es, ante todo, buscar los universales”. Es decir, leer un poema y sentir que está hablando de ti o de una amiga o de tu vecino. A fin de cuentas, lo que nos diferencia a unos y a otros es muy poco, quizás tan solo haya nanomilímetros de distancia entre un ser humano y otro. Y es ahí donde se sitúan los poetas que escriben buenos poemas. Poetas como Itziar Mínguez Arnáiz, a la que descubrí gracias a mi querida Paola y de la que celebro cada nuevo lanzamiento. El último “Lo que pudo haber sido”, de la mano de la Huerga y Fierro Editores.

Lo que hace Itziar parece fácil, porque toda su poética está hecha con muy pocos artificios. Usa los adjetivos, los verbos y los adverbios en su medida justa, parece que los dejara caer en el poema de la misma forma que un químico utiliza una pipeta: gota a gota. A esta fórmula magistral hay que añadir pocas figuras retóricas y finales que caen sobre tus manos como una bola de hierro macizo, como en este “Consejo”:

Nunca releas tus diarios


ni las cartas que te enviaron

ni los mails que recibiste

es como asistir a tu propio funeral

y comprobar que no ha acudido nadie.

Para mí este ha sido un libro adictivo. Desde ese primer poema titulado “Los adioses” hasta “Errata” no pude parar de leer. Lo devoré y lo disfruté como hacía mucho tiempo no disfrutaba con un libro. Y la clave es que Itziar es una persona que mira, que mira hacia fuera y luego hacia dentro, hacia ese lugar donde guardamos nuestros sueños y nuestras victorias, pero también nuestros miedos y nuestras pequeñas miserias de cada día, lo que pudo haber sido.

Piensa antes de hablar

utiliza el sentido común

sopesa las consecuencias

de tus actos

 si aun así sale mal

corre

También dice Joan Margarit que esos universales de los que él habla, son difíciles de encontrar. Quizás tan solo haga falta que no te quedes dormida.

“Lo que pudo haber sido” de Itziar Mínguez Arnáiz está editado por Huerga y Fierro Editores.

CARMEN RAMOS

 FEBRERO DE 2021

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies