Domingo 26 de Junio de 2022

Un tanatorio de Huelva, centro de operaciones de ‘narcos’ gallegos

0

Una banda de ‘narcos’ gallegos compraba alijos de hachís en un tanatorio de Huelva, cruzaba todo Portugal en coches con compartimentos secretos llenos de droga, y terminaba en Redondela, desde donde vendían la droga a clientes de la ría de Vigo. Llegaron a usar 17 coches distintos y planeaban sus rutas en el bar y la discoteca de uno de los acusados.

Según ha adelantado La Voz de Galicia, los cinco supuestos traficantes, vigueses de 34 a 45 años y acusados del envío a Galicia de 88,7 kilos de hachís valorados en medio millón de euros en 2017, se han declarado culpables esta mañana y aceptado penas de hasta dos años y un mes de cárcel como máximo y que no tendrán que cumplir. El acuerdo con el fiscal contempla el decomiso de los coches y furgoneta usados en el envío de un alijo y el bar de Redondela que usaba la banda para reunirse, así como el dinero requisado y otros efectos. Estos bienes serán entregados al Fondo del Plan Nacional de Drogas.

La vista de conformidad se ha celebrado en el Juzgado de lo Penal número 1 de Vigo y cada miembro ha aceptado penas que oscilan entre un año y 7 meses de cárcel hasta 2 años y 3 meses en conjunto por un delito contra la seguridad vial y otro de integración en grupo criminal.

Así operaba ‘la banda del hachís de Vigo’

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, publicado por Galicia Press, los investigadores de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de la Policía Nacional seguían la pista de estos cinco sospechosos, que formaban una red estable dedicada a trasladar hachís que adquirían en el sur de España y que posteriormente distribuían en las zonas de Vigo, Redondela y sus inmediaciones.


En este grupo había, según la Policía un ‘cabecilla’ que se dedicaba a negociar la compra del estupefaciente, para lo que se reunía con los proveedores en un tanatorio de Huelva, además de en otros puntos del sur de la Península. Asimismo, coordinaba los desplazamientos desde Galicia y también la venta de la droga.

Junto a él, uno de sus colaboradores, un empresario hostelero de Redondela, prestaba su local para las reuniones del grupo y se encargaba de proveer vehículos a la organización para hacer los desplazamientos al sur de España. De hecho, se recoge en el escrito de acusación, llegó a registrar a nombre de su pareja hasta 17 vehículos diferentes empleados por los acusados en su actividad ilícita.

El grupo se completaba con otros tres acusados, que participaban tanto en las tareas de transporte del hachís como en las labores de ‘contravigilancia’ en los trayectos entre Galicia y Andalucía (que se hacían por Portugal), y que también eran encargados de distribuir la droga una vez en su destino.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies