Lunes 28 de Noviembre de 2022

La enfermera de la cárcel niega haber envenenado a sus compañeros

0
Comparte esta noticia en tus redes sociales

La enfermera acusada de envenenar a siete sanitarios con metadona en la cárcel de Huelva, en 2018, ha negado que ella hubiera puesto esta u otras sustancias en la comida de sus compañeros. La acusada, para la que la fiscalía solicita 23 años de prisión y 32 la acusación particular, ha negado cualquier relación con la intoxicación, al tiempo que, aunque ha reconocido tener discrepancias con el supervisor, ha negado que hubiera una mala relación.

Intoxicación por metadona: Piden 32 años de cárcel

La acusada en el interior de la Audiencia Provincial de Huelva. (Foto: HuelvaYa).

Además, durante su declaración ha puesto de manifiesto como en el módulo de Enfermería «podían entrar durante la mañana unas 30 personas, entre internos y trabajadores». Igualmente, ha explicado que ella «siempre desayunaba en la cafetería» y no en lo que se denomina ‘comunidad de desayuno’, que era la zona en la que un grupo de compañeros lo compartían.

La enfermera ha admitido que desde 2017 era la responsable de la farmacia, así como que en algunas ocasiones salía más tarde de la hora que le correspondía durante los turnos de guardia, por la gran cantidad de trabajo existente, y que era ella y otra compañera las que preparaban la metadona para los internos.


En otro orden de cosas, la acusada ha señalado que los días 21 de junio, 22 de septiembre y 14 de noviembre de 2018, que eran los días previos a los casos de intoxicación, se encontraba de guardia y que el cuarto día en que se produjo una intoxicación, el 9 de noviembre, estaba de turno de mañana.

También ha manifestado que había aspirado al puesto de supervisora, así como que tenía opiniones diferentes y discrepancias por cuestiones laborales con el supervisor intoxicado, pero ha negado que esas diferencias supieran ningún tipo de enfrentamiento.

Declaración del supervisor intoxicado

Tras la acusada, ha prestado declaración el supervisor de Enfermería, quien ha explicado los días en los que sufrió la intoxicación y los síntomas que tuvo. Igualmente, ha aseverado como los síntomas eran los mismos en todos los afectados y el hecho de que las intoxicaciones se produjeran cuando la acusada estaba de guardia y habían tenido alguna discusión laboral.

Asimismo, ha admitido que cualquier funcionario de la prisión podía tener acceso a la farmacia previa identificación, aunque la metadona se encuentra en un armario de seguridad.

Otros sanitarios afectados por la intoxicación han abundado en el mismo sentido y ha dicho que había dos personas que eran las responsables de la metadona y que los funcionarios y los internos no tenían acceso a ella.

Finalmente, una testigo de la defensa, también compañera de la acusada pero no afectada, ha manifestado en su declaración que la farmacia estaba abierta todo el día, desde las ocho de la mañana y hasta las diez de la noche, y que el armario estaba cerrado bajo llave, aunque ha añadido que eso era solo a veces. En cuanto a las llaves, ha dicho que estaban al acceso de cualquiera, así como que no siempre había alguien en la farmacia. En cuanto a las discrepancias con el supervisor, esta testigo ha indicado que había más compañeros que mantenían discrepancias con él.

Comentarios

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies