Sábado 28 de Enero de 2023

Una serie de televisión australiana muestra el trabajo de ‘Mujeres por Doñana’

0
Comparte esta noticia en tus redes sociales

Cuando hace solo unos meses un colectivo de mujeres decidió agruparse bajo el nombre de ‘Mujeres por Doñana’ y situar su cuartel general en una finca de Chucena, nunca llegaron a imaginarse que sus proyectos y propuestas iban a llamar la atención en lugares tan sumamente alejados como Australia.

Comenzaron con un proyecto en un viñedo donde decidieron usar gansos y burritos para desbrozar las hierbas, y con ello evitar el uso de los tan controvertidos herbicidas químicos. A continuación, continuaron con patrullas nocturnas en una zona donde una especie de aves llamadas Chotacabras estaba viendo amenazada su población debido a los continuos atropellos de vehículos y el uso de pesticidas en la zona.

Lanzaron videos en las redes alertando del enorme descuido de la prevención de incendios en esa zona de Doñana. Nadie atendió a sus avisos y, finalmente, se produjeron los temidos siniestros que arrasaron un gran número de hectáreas de bosque.


Inmediatamente se pusieron manos a la obra para salvar a los muchos erizos que vagaban heridos y desnutridos entre las cenizas. Para ello, contaron con el apoyo del perro rastreador ‘Willow’. Este animal acabo salvando a más de 18 erizos y la exitosa operación levantó la moral de estas ecologistas.

Conoce a 'Willow', el perrito que rescata erizos afectados por los incendios

Pero las malas noticias no tardaron en aparecer de nuevo: durante una patrulla descubrieron que bosques de chopos y álamos, de muchos años de edad y situados en zonas de dominio público, habían sido talados con una rapidez inaudita. De forma instantánea informaron a Confederación Hidrográfica del Guadalquivir- ente responsable de la gestión y control de esa zona- sin recibir ninguna respuesta.

Todos los indicios apuntaban a que esta masa forestal había sido derivada a las factorías que la transforman en combustible para calefacciones. Sin pensarlo, pusieron en marcha un proyecto de defensa de los bosques del entorno bajo el lema ‘Doñana no quiere ser Pellets’.

Finalmente, todas sus iniciativas y esfuerzos han sido reconocidas…¡en Australia! .

El canal Wolktolk, un medio audiovisual australiano especializado en temas medioambientales había puesto el punto de mira en este colectivo femenino Un corresponsal se trasladó hasta España y decidió conocer, a través del esfuerzo de ‘Mujeres por Doñana’, la tragedia del ecosistema más importante de Europa.

Lo que iba a constituir la base para un episodio, finalmente ha dado material para una serie.

El primer video da a conocer el trabajo de los burritos que limpian de maleza los cultivos para evitar el uso de pesticidas. El equipo australiano quedo impactado y sobrecogido por las estadísticas de cáncer en la provincia de Huelva y quisieron conocer de primera mano el destrozo que produce en la avifauna de Doñana el uso masivo de estos productos químicos de uso agrícola que, para sorpresa de estos periodistas, algunos políticos españoles se esfuerzan en defender, e incluso potenciar.

Los próximos episodios mostraran al público australiano el denominado ‘Mar de plástico’, producido por la agricultura intensiva, que ha afectado a incontables hectáreas de lo que fue un paraíso natural de enorme importancia mundial. Además de llevarse por delante gran parte de la riqueza hídrica del espacio natural.

También presentaran, en primicia, la problemática del pellet y su gestión industrial, por el peligro que representa para estos espacios naturales si su uso no se encuentra perfectamente controlado. Algo que  estas ecologistas se han empeñado en conseguir, aunque presagian que haber sacado a la luz esta nueva amenaza puede acarrearlas algún dolor de cabeza, y es que -según afirman- las factorías se establecieron para aprovechar y gestionar la denominada biomasa residual (producto de podas, clareos y residuos agrícolas) pero la enorme demanda del producto podría estar despertando la codicia de los proveedores por el apetito que generan estas extensiones forestales con un muy deficiente nivel de control institucional.

Para una de las voluntarias, Esperanza Mora, “resulta muy motivante que mujeres y hombres, que viven a 16.000 kilómetros de aquí, estén interesados por nuestro día a día. La verdad es que trabajamos de forma altruista, sin ayuda de ninguna institución. Nuestra única alegría respecto a este abandono ha sido la carta que hemos recibido de Presidencia del Gobierno de España donde nos informan que están al tanto de nuestro trabajo y nos animan a continuar en el esfuerzo”-comenta Esperanza- “Agradecemos a Presidencia de España este detalle, pero seguimos esperando que alguna institución andaluza de señales de vida”, concluye.

Comentarios

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies