Huelva, entre las más golpeadas por la caída del precio del pescado

0

Han sido tiempos difíciles, la pandemia del coronavirus ha afectado considerablemente en ambos lados del comercio. Podemos notar como los hábitos de consumo de diversos productos han cambiado y las empresas han tenido que rediseñarse para no perecer. Sin embargo, el impacto no ha sido el mismo para todas las industrias. En este caso, el sector pesquero ha registrado notables pérdidas.

España es uno de los países productores y consumidores de pescado en todo el mundo. A grandes rasgos, el pescado aporta proteínas, vitaminas D, A y B y minerales como yodo, magnesio, fósforo y zinc. Su contenido proteico varía entre 15 al 24 % en función de la especie. Además, muchas especies son ricas en ácidos grasos poliinsaturados omega-3. La cantidad de aceites esenciales varían entre un 0,1 % y un 15%, según información de la website SUNDT.

En la flota de Punta Umbría hay 107 barcos empadronados y sus principales productos son las pijotas, caballas, sardinas, gambas, chocos, merluzas, calamares, boquerones y chirlas. Siendo la venta de sardina y la chirla la de mayor facturación en todo el año. Sin embargo, hoy en día la Asociación de Exportadores de Pescados y Mariscos de Huelva está afrontando una gran incertidumbre.

Según Manuel Fernández, patrón mayor de la Cofradía de pescadores de Punta Umbría, “en la lonja de Punta Umbría teníamos que abastecer a los mercados, por lo que continuamos nuestra actividad. Sin embargo, una parte importante de la pesca, destinada a la restauración, durante el estado de alarma prácticamente se paralizó. Por lo que los pesqueros, cuya actividad y tipo de producto iban destinados a la comercialización con bares y restaurantes, tuvieron que parar”.

En la provincia de Huelva hemos tirado del carro, junto con Cádiz, a nivel nacional. Por eso, nuestros precios en la época de confinamiento no han decaído, se han mantenido. Si el resto de lonjas hubieran permanecido abiertas, ahora (una vez pasado el estado de alarma y que se ha “normalizado la situación”) no estaríamos experimentando tantas pérdidas”, complemento.


Porque, explicó Fernández, al terminar el tiempo de confinamiento, las demás lonjas comenzaron a trabajar y la oferta del producto se elevó exponencialmente, incluso más que la demanda. Por esta razón, los precios han disminuido un 50% aproximadamente.

Hemos perdido mucho dinero una vez que ha empezado a normalizarse la situación. Ahora mismo, producimos más de lo que vendemos. Al final, los que han estado parados han experimentado una gran merma de facturación y ahora, cuando se han incorporado, se han enfrentado a una situación caótica. Por nuestra parte, los que hemos permanecido activos, lo poco que hemos ganado, ahora lo estamos perdiendo”. lamentó.

Sin embargo, a pesar de todo lo sucedido, se sienten privilegiados por mantener el trabajo en plena pandemia. Por el momento, la demanda no es estable pero tienen esperanzas de mejorar la situación con el pasar del tiempo.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies