Miércoles 05 de Octubre de 2022

Aumenta la demanda de servicios de cuidado de mayores

0
Comparte esta noticia en tus redes sociales

La población envejece más que hace años, y eso está disparando la búsqueda de especialistas en asistencia a domicilio.

Que la población española está envejeciendo más de la cuenta es un hecho. Las condiciones laborales y el complicado clima económico, aderezados por la incertidumbre de futuro que ha estado sobrevolando a toda la sociedad en los últimos años, no ha hecho más que acelerar el descenso de la natalidad en el país.

Nacen muchos menos niños y las personas viven más años. El resultado es una España que ya se ha convertido en uno de los países más longevos de todo el mundo y que, en tan solo 20 años, ha visto un incremento del 40% en la población de más de 65 años (según datos oficiales del INE).


1 de cada 5 habitantes de España forma parte de la tercera edad, y se prevé que, en los próximos años, la cifra no haga otra cosa más que aumentar. Este incremento, de hecho, va de la mano de otra realidad que cada vez se ve con más claridad. El número de personas dependientes también está creciendo considerablemente.

Y esto no sería un problema de no ser porque no todas las familias se pueden permitir el acceso a este tipo de servicios. Los datos recogidos a finales de 2021 revelaban que cerca de 1,5 millones de personas de España son reconocidas oficialmente como dependientes y que, de ellas, cerca del 14% no ha recibido prestación alguna con la que poder tener las ayudas que necesita.

Esos son los datos oficiales, que son mayores una vez se examina la realidad social de todo el país, lo que no hace más que dejar patente el enorme problema que hay. Hacen falta más profesionales en el cuidado de mayores y de personas dependientes, y los hay, pero no todo el mundo tiene la posibilidad de contar con ellos.

Los perfiles más solicitados

Hay muchos grados de dependencia distintos, como también muchos tipos de necesidades diferentes. Cuando las familias buscan a profesionales, tratan de dar con los perfiles más adecuados a las necesidades reales de esa persona dependiente, y eso hace que se abra un abanico enorme de posibilidades.

La población dependiente necesita psicólogos, necesita fisioterapeutas, cuidadores, gerocultores, trabajadores sociales y un sinfín de expertos. Es cierto que es posible dar con muchos de ellos fácilmente a través de internet, de hecho, basta con una consulta en cuidadoresdepersonasmayores.com para acceder a un enorme fichero de cuidadores para mayores. Pero, ¿y para cubrir todo lo demás?

De momento, todos los expertos coinciden en lo mismo: reforzar la formación y concienciar sobre la necesidad. Los cuidadores y gerocultores necesitan pasar por una larga formación de grado o incluso másters, a lo que deben acompañar de una titulación acreditativa que indique que, en efecto, pueden ejercer en el cuidado de mayores.

Huelga decir que psicólogos, fisioterapeutas y otros tantos perfiles profesionales también requieren un recorrido similar. A fin de cuentas, son trabajadores con una actividad vinculada a la salud, y sobre ellos recae una responsabilidad considerable.

También cabe mencionar la temporalidad. Las personas que requieren cuidados no necesitan a especialistas disponibles las 24 horas del día, de hecho, la mayoría solo requiere asistencia en determinados tramos del día. Hay casos en los que la dependencia es absoluta, pero la mayoría son necesidades parciales que podrían cubrirse sin problemas con un ligero aumento en la cantidad de profesionales.

Ante esta situación, las familias suelen tratar de cubrir estos cuidados por cuenta propia, pero, al final, los horarios de trabajo y las responsabilidades externas les impiden cumplir con esto. Al final, acaban teniendo que recurrir a profesionales para que cuiden de sus seres queridos, lo que nos lleva de nuevo al problema que está expandiéndose por todo el país.

Las residencias también necesitan expertos

Es cierto que, en muchas ocasiones, las familias acaban teniendo que recurrir a las residencias para mayores. Para muchos, parece la solución definitiva, ya que no tienen que preocuparse de buscar cuidadores ni especialistas variados. Estos centros suelen ofrecer un abanico amplio de servicios en materia de cuidados y salud.

Pero esto no está evitando el problema. Cada vez hay más personas en residencias y estas necesitan más y más profesionales. Es un círculo que se realimenta y que no hace más que girar en torno a la realidad que vivimos: nacen menos personas y la población tiene una esperanza de vida mucho mayor.

Nuestra calidad de vida ha mejorado considerablemente, y eso nos permite vivir muchos más años. Algo positivo, ciertamente, pero que está teniendo lugar en un país que necesita estar realmente preparado para cubrir unas necesidades a las que no es capaz de llegar. ¿Conseguiremos alcanzar una tasa de profesionales en cuidados adecuada?

Comentarios

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies